31 jul. 2015

TENDENCIA PIQUETERA REVOLUCIONARIA: CONTINUA EL CONFLICTO EN LA LINEA 60

Gracias a los 35 días de lucha, conquistamos que los delegados sean recibidos por Tomada, Cuartango y Pérez, y que Servini falle que podamos volver a trabajar con el no cobro de boleto


“QUE PASCIUTO SE SIENTE A NEGOCIAR”


Viernes 31/7 - 10hs - Concentración en la cabecera de Maschwitz en apoyo a las negociaciones


Gracias a 35 días de lucha, conquistamos que los delegados de la Línea 60 sean recibidos por Tomada (ministro de Trabajo de la Nación), Cuartango (ministro de Trabajo de la Provincia) y Pérez (jefe de Gabinete de la Provincia). No solamente eso: el mismo día, logramos que Servini de Cubría ordene a la empresa restablecer el servicio respetando nuestro derecho a no cobrar boleto. De esta forma, pudimos romper el lock-out patronal en Plaza Constitución y que los compañeros despedidos saquen las primeras formaciones a circular. Lo hicimos sosteniendo el no-cobro de boleto y el fondo de lucha, logrando que la gran mayoría de los trabajadores respalde la medida de fuerza, marchando a los ministerios de Transporte y Trabajo, dejando en claro nuestros reclamos en todos los medios de comunicación, cortando Puente Pueyrredón, Puente Saavedra y la Panamericana, y recibiendo el apoyo de numerosas organizaciones. ¡Estos son grandes pasos adelante, compañeras y compañeros! ¡Saludamos esta heroica lucha!  

Sobre la base todas estas victorias, que no vinieron de arriba sino que se conquistaron con la lucha tenaz de los compañeros, es que queremos compartir algunas conclusiones políticas que arroja la lucha de la 60.


LOS TRABAJADORES DECÍAN LA VERDAD Y TENÍAN RAZÓN. LAS REUNIONES CON LOS MINISTROS TERMINARON CON LAS MENTIRAS DE ANÍBAL FERNÁNDEZ, LA UTA Y PASCIUTO
Aníbal Fernández había declarado que “los delegados de base no tienen por qué sentarse a negociar con el Ministerio sino que eso correspondía directamente al sindicato”. En una muestra de odio de clase a la izquierda y los trabajadores, el candidato a gobernador por el FPV dijo que esto era así porque “esto no es la Comuna de París. Los trabajadores no tienen que opinar porque sería una anarquía. Los trabajadores tienen que ir a trabajar”. Lo mismo dijo Roberto Fernández al periodista Montenegro: “los despedidos nunca van a recibir la notificación de reincorporación porque el sindicato somos nosotros” o el propio Pasciuto cuando decía “no hay ningún despedido. ya está todo arreglado con el sindicato”. De esta forma, se cerraba el bloque gobierno-burocracia-patronal. Sin embargo, la lucha de la 60 los derrotó a todos.


En primer lugar, Aníbal tuvo que tragarse sus propias palabras: los delegados de base SÍ fueron recibidos. Tal vez esto no sea “la Comuna de París” pero tampoco es una dictadura militar. Los delegados fueron electos democráticamente por todos los compañeros y, por ese apoyo, tuvieron que ser respetados.


En segundo lugar, Roberto Fernández tuvo que reunirse por separado con Tomada sin tener ninguna capacidad real de negociación. Hoy en día Fernández y la burocracia de la UTA, por decisión propia de traicionar a los trabajadores, están pintados y no tiene ningún peso real en la lucha. Por eso mismo, al reunirse con los delegados, los ministros de Trabajo están reconociendo la realidad: los delegados representan a los 1100 trabajadores de la 60 y estamos ante un genuino conflicto gremial. Se trata de una enorme victoria política a favor del clasismo y contra la burocracia sindical.
Por último, es una derrota de Pasciuto que siempre dijo que “los trabajadores ya están reincorporados”. Sin embargo, tuvo que salir a declarar que “no fue convocado por el Ministerio de Trabajo pero reiteró que acepta reincorporar a 48 trabajadores, porque hay tres que habían sido despedidos tres años antes del inicio del actual conflicto. Además, en diálogo con INFOnews, Pasciuto enfatizó que la empresa no aceptará pagar los días no trabajados porque ‘el cuerpo de delegados decidió no aceptar la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio’: ‘Los salarios caídos no los pagamos’" (Infonews.com, 30/07).

Desde la TPR respondemos: ¿no era que ya estaban reincorporados? Como dice el dicho, el pez por la boca muere. Con sus declaraciones Pasciuto está aceptando lo que ya había reconocido en la mediación con Granados: que LA EMPRESA MIENTE y LOS TRABAJADORES DECÍAN LA VERDAD. Es necesario, por lo tanto, que la empresa se siente a negociar en el Ministerio de Trabajo junto a los trabajadores. Es poco serio y una falta de respeto que salga un trascendido en los medios (no una declaración oficial) y que la empresa se siga negando a abrir una verdadera instancia de negociación.
EL PIQUETE PACÍFICO DEL JUEVES DEMOSTRÓ QUE PROTESTA NO ES IGUAL A REPRESIÓN


Otra gran derrota política del gobierno ha sido el piquete en la Panamericana del jueves, donde Berni retrocedió sobre sus propios pasos y retiró a la Gendarmería. Hemos demostrado la falsedad de sus acusaciones con la masiva movilización de trabajadores, así como también demostramos que la responsabilidad por los heridos y la represión del martes corren por cuenta de Berni y el gobierno nacional. Tanto el martes como ayer, lo único que querían los trabajadores era cortar la Panamericana como forma de protesta por sus reclamos. Todas las calumnias sobre que los trabajadores eran “violentos”, “energúmenos” y que “buscaban un muerto” se mostraron como simples mentiras al servicio de la patronal.


Desde la TPR preguntamos: ¿por qué el martes todos los medios registraron “hechos de violencia” y el jueves una protesta pacífica? ¿Qué cambió entre el piquete del martes y el piquete del jueves? Lo que cambió es que el martes Berni decidió impedir de forma violenta el ejercicio de ese derecho, y ayer reculó. Los trabajadores podemos cortar la Panamericana sin que haya ninguna “batalla campal”. Los asesinos son ellos, como lo demuestran Teresa Rodríguez, Aníbal Verón, Kosteki y Santillán, Carlos Fuentealba, Mariano Ferreyra, los compañeros del Indoamericano, entre tantos. Inclusive hubo kirchneristas, como Verbitsky del CELS, Yasky y Pianelli de la CTA, que denunciaron públicamente a Berni. En su afán de reprimir a sangre y fuego la lucha obrera, Berni actuó de manera totalmente ILEGAL.


Como denuncia el CELS de Verbitsky en Página 12: “‘En el operativo, la Gendarmería disparó balas de goma de manera indiscriminada hacia los manifestantes, inclusive desde arriba de la Panamericana hacia trabajadores que estaban en la Ruta 197’. El organismo explicó que el ‘uso de las balas de goma para dispersar a los participantes de las protestas está prohibido por los Criterios Mínimos para el Desarrollo de Protocolos de Actuación de los Cuerpos Policiales y Fuerzas de Seguridad Federales en Manifestaciones Públicas, sancionados por la resolución 201-11 del Ministerio de Seguridad de la Nación’. Además, indicó el organismo, ‘Gendarmería utilizó pistolas lanzagases y agresivos químicos cuyo uso para evitar el corte del tránsito también está prohibido por la misma resolución. Como resultado, alrededor de 20 personas fueron heridas, entre ellas participantes de la protesta y trabajadores de prensa’”. Agregamos, a su vez, que la periodista Mercedes Ninci de Canal 13 y “El diario de Mariana” denunció que también utilizaron balas de plomo y, como prueba, hizo circular fotos en su cuenta de twitter. Por lo tanto, EL ÚNICO VIOLENTO Y ENERGÚMENO QUE BUSCABA UN MUERTO ES SERGIO BERNI. Contra las provocaciones de Berni y el gobierno nacional, los trabajadores y la izquierda hemos anotado un triunfo a favor de la lucha obrera y popular y de nuestro legítimo derecho a la protesta.


EL ÚNICO QUE TIENE UN “INTERÉS OCULTO” Y, TAL VEZ, “ELECTORAL” ES LA PROPIA EMPRESA: MONSA ESTÁ VINCULADA AL CANDIDATO PRESIDENCIAL SERGIO MASSA


En relación a las declaraciones de Aníbal Fernández, afirmando que detrás de nuestra lucha hay un “interés oculto”, o las especulaciones promovidas por kirchneristas como Depetri sobre que “queremos clavarle un muerto a Scioli” antes de las elecciones, tenemos que dejar bien en claro que la realidad es todo lo contrario. Tampoco aceptamos que digan que “jugamos para Scioli contra Cristina”. Rechazamos que se use políticamente la lucha de la 60 para la interna del FPV. Por el contrario, la propia experiencia ha quedado claro es que quien tiene un “interés oculto” en todo esto es la propia patronal. Si hay alguien que “le quiere boicotear la candidatura a Scioli” es la propia DOTA y Pasciuto en particular.

Desde la TPR, denunciamos con toda claridad que la actitud intransigente, irracional e irresponsable viene por parte de la empresa: se ha negado a participar de las reuniones de negociación con los delegados y está desacatando la nueva resolución de Servini de Cubría, negándose a restablecer el servicio en Plaza Constitución respetando el no cobro de boleto. Esto se debe a que es una empresa acostumbrada a estar mimada por el poder político: no puede tolerar que se convoque instancias de diálogo entre las partes (¡como corresponde!), ni tampoco que se les haya dejado de pagar los subsidios por no haber prestado el servicio (¡como corresponde contra el lock-out patronal!). Es a ellos, por lo tanto, a quienes debería preguntarles Aníbal Fernández por qué están generando este desastre, con 1200 familias a punto de no cobrar el sueldo de julio y con 53 trabajadores en la calle, a pocos días de las PASO. Desde la TPR, desacreditamos la existencia de cualquier tipo de interés electoral por parte de la izquierda en esta lucha.


Frente a la pregunta de los periodistas de por qué una empresa actúa de manera tan ilógica de poner en riesgo un botín millonario de subsidios con tal de perseguir a sus trabajadores, no corresponde a la izquierda ni a los trabajadores responder por los actos de una empresa enfrascada en una aventura anti-sindical. Sin embargo, como TPR sí nos permitimos recordarle a la opinión pública y a los propios trabajadores algo que ya todos sabemos. Como informa el propio diario Clarín, entre los accionistas de MONSA se encuentra “la firma Micro Omnibus Tigre, que explota varios ramales comunales en la zona norte (204, 228, 505, 506, 512, 513 y 720, entre otros) y que, según varios empresarios del sector, tendría relación estrecha con algún intendente de la zona donde operan” (Clarín, 06/03/11).


¿Quién sería “el intendente de la zona” que forma parte de MONSA? Exactamente, el candidato presidencial Sergio Massa. Por lo tanto, antes que acusar sin ningún fundamento a la izquierda haría bien el gobierno nacional y los periodistas en preguntarle a Massa qué opinión tiene de la lucha de la 60. Por lo pronto, sabemos que su opositor en la interna de UNA, De la Sota, sí apoya el reclamo de la 60, y que el gobierno nacional, de múltiples vínculos políticos con el massismo, llamativamente pone el grito en el cielo contra la izquierda mientras nada dice de Massa.


NO SÓLO LA IZQUIERDA APOYA A LA 60. LA 60 ES UNA CAUSA POPULAR


Mucho se dijo esta semana en los medios, a su vez, sobre el vínculo real que tienen los trabajadores de la 60 con la izquierda en general y la TPR en particular. Queremos aclarar, por lo tanto, la situación. Mientras Roberto Fernández de la UTA declaraba que “la lucha de la 60 es un conflicto político de la izquierda”, en Clarín del día Lunes 27/07 se afirmaba que “el principal apoyo político de los trabajadores de la Línea 60 es la Tendencia Piquetera Revolucionaria (TPR)”. Como TPR, reconocemos y estamos orgullosos de nuestro compromiso y trayectoria de más de media década (o sea desde nuestra propia fundación en 2010) de lucha en apoyo a los trabajadores de la 60. Este vínculo público entre la TPR y los trabajadores de la 60 no quita, sino que refuerza en apoyo a esta histórica lucha, que nosotros desautoricemos lo dicho por la UTA y Clarín.


Antes que nada, no es cierto que sólo la izquierda apoye el reclamo de la 60 sino que como dijimos antes el propio De la Sota, candidato insospechado de izquierdista, se pronunció a favor de la 60. Que se nombre a la TPR como “principal apoyo político” y no a un gobernador que es candidato presidencial es, como mínimo, llamativo. A su vez, la lista se amplía con Victoria Donda, Pablo Micheli o miembros del kirchnerismo (fieles al gobierno) como Yasky, Pianelli y Héctor Recalde. ¿En serio piensa el gobierno que el padre de Mariano Recalde, candidato a jefe de gobierno porteño por el FPV, tiene “intereses ocultos” para apoyar a la 60? Es insostenible. La lucha de la 60, por lo tanto, no es una conspiración de la izquierda sino una genuina causa popular de los trabajadores y usuarios. Esa es la razón por la cual la lucha de los compañeros gana cada vez más apoyo de todos los sectores políticos y sociales, incluyendo parte del propio kirchnerismo.


¡VAMOS POR LA VICTORIA DE LA 60! LA EMANCIPACIÓN DE LOS TRABAJADORES SERÁ OBRA DE LOS TRABAJADORES MISMOS


Aclarado esto, sí queremos reivindicar políticamente que la izquierda y la TPR sí apoya la lucha de la 60 y denunciar que el gobierno nacional, en nombre de todo el kirchnerismo, asumió públicamente la defensa de los represores como Berni y los vaciadores como Pasciuto. Por eso llamamos a votar al Frente de Izquierda y la lista Altamira-Giordano y no al Frente para la Victoria de Berni. Advertimos, por eso mismo, que el compromiso de la izquierda y la TPR no se debe a ningún “cálculo electoral” sino que debe a que aspiramos a ser la representación política de la clase obrera que lucha. A diferencia de los Facundo Moyano, los Massa o La Cámpora, que ayer estaban y hoy no están, nuestro compromiso en apoyo a los trabajadores de la 60 es incondicional. La TPR siempre va a estar junto a ustedes compañeras y compañeros, en las buenas y en las malas, en las victorias y en las derrotas, porque nuestra causa es la causa de la clase obrera.  


Por esta misma razón, desde la TPR no tenemos ningún interés y rechazamos arrogarnos ninguna representatividad en la 60 que no tenemos y no nos corresponde. Aclaramos, por lo tanto, que los trabajadores de la 60 no responden a ningún partido de izquierda sino a sus propias asambleas y cuerpo de delegados. Son clasistas y por eso son independientes de todo partido político, incluido la izquierda. Desde la TPR rechazamos que la lucha obrera sea manipulada por cualquier partido de izquierda. Por el contrario, desde la TPR reivindicamos la divisa marxista de la Internacional: “la emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos”. Por más que le moleste a Aníbal Fernández, que tan preocupado está porque los trabajadores sigan el ejemplo de la heroica Comuna de París, los trabajadores retoman una y otra vez el camino de la lucha por sus propios intereses sin necesidad de ningún partido de izquierda.


Por eso afirmamos que los trabajadores de la 60 son soberanos. Sostenemos que nuestros volantes y declaraciones como TPR, donde proponemos y discutimos a viva voz y con sinceridad qué rumbo pensamos debe tomar la lucha, no es más que ejercer nuestro derecho a opinar. Derecho a opinar que entendemos la izquierda y la TPR en particular nos hemos ganado con años de militancia constante en apoyo a los trabajadores de la 60. Derecho a opinar que, entendemos, es nuestra obligación ejercer porque nuestro interés sincero es transformar cada lucha en una victoria. Nuestra función como izquierda es apoyar resueltamente su lucha defendiendo públicamente sus intereses en oposición a las maniobras de los partidos patronales que, por eso mismo, juegan para DOTA. Nuestra función como izquierda es aportar nuestra experiencia y nuestra opinión política para que sean los trabajadores quienes tomen las decisiones de qué pasos seguir. Nuestro único “interés político” es que ganen los trabajadores y pierda la burocracia y los patrones. Por eso impulsamos Colectiveros en Lucha en todo el país. Por esa razón hemos aportado $15.000 al fondo de lucha (un número muy importante para nuestra pequeña organización) que hemos juntado a pura militancia pateando colectivos, recolectando aportes de simpatizantes políticos de la TPR y con el aporte solidario de los sueldos de nuestros propios compañeros. Queremos que gane la 60 porque con cada victoria obrera avanza la izquierda.  
Vamos a fondo con la lucha de la 60. Vamos a fondo para que Pasciuto se deje de joder y acepte que ya no le queda otra que sentarse a negociar con los trabajadores. Impulsemos el fondo de lucha y la recorrida por las casas para que cada día se sigan sumando más trabajadores. Impulsemos actividades en todo el país para que la 60 sea cada dia una causa más popular. Impulsemos la comisión de mujeres para que se multipliquen nuestras fuerzas y las familias sean un punto de apoyo a la lucha. Es con estos métodos de auténtica lucha de clases, los métodos históricos de la izquierda y el movimiento obrero y piquetero, que vamos a derrotar las provocaciones de la Gendarmería y la intransigencia patronal. Compañeras y compañeros: vamos por el triunfo de la 60. La única lucha que se pierde es la que se abandona.

TPR
Tendencia Piquetera Revolucionaria

No hay comentarios.: