16 dic. 2014

DECLARACION DE LA CORRIENTE DE ESTATALES ORGANIZADOS

Va cerrando el año y las respuestas de Cristina Kirchner y compañía sigue siendo descargar la crisis sobre las espaldas de los trabajadores, en este punto aliados y oposición patronal están de acuerdo, y en la práctica lo expresan Macri y los diferentes gobiernos provinciales y municipales.
Al gobierno Nacional no le alcanzan los discursos sobre democracia y derechos humanos cuando la realidad se impone, la democracia de los K es el ajuste vía inflación y recesión, la criminalización de la protesta y la entrega de nuestros recursos naturales. Una política a la medida de monopolios y multinacionales.
La inflación ya trepo el 40%, mientras los trabajadores seguimos cobrando salarios de miseria (muy por debajo de la canasta familiar que ya supera los $12000), sigue creciendo la tercerización y la precarización laboral y  comienza a crecer el índice de desempleo. En este contexto Kicillof sale a defender que los trabajadores que “más ganan” paguen impuesto a las ganancias, cuando de lo que se trata es de un impuesto al salario. No se puede esperar otra cosa de un gobierno que pretende que el ajuste lo paguemos los laburantes, así como defienden el impuesto al salario defienden impuestos regresivos como el IVA. La situación que viven los trabajadores se replica en particular para los estatales que seguimos exigiendo aumento salarial, mejores condiciones de trabajo, basta de precarización y pase a planta permanente.
Pero (En este contexto) la resistencia no se hizo esperar y está reflejada en experiencias como Emfer-Tatsa, Donelley y Lear defendiendo los puestos de trabajo, las luchas por salario y pase a planta permanente de estatales, docentes y trabajadores de la salud, como sucedió en Chaco, Pcia de Buenos Aires, Santa Cruz, Jujuy, etc. así como también la pelea contra la represión y la criminalización de la protesta. Estas luchas son la verdadera oposición al gobierno y el camino para derrotar el ajuste. En este marco las cúpulas sindicales lejos estuvieron de representar los intereses de los trabajadores, los oficialistas se quedaron descansando en el regazo del gobierno mientras los opositores, producto de la presión de las bases, impulsaron algunas medidas pero insuficientes y aisladas.
En lo que queda de 2014 la tarea de los estatales es la de profundizar el camino que vienen desarrollando los trabajadores en lucha, apostando a la pelea en las calles contra la precarización laboral y por pase a planta siendo el eje de nuestra lucha exigir reapertura de paritarias, salario igual a la canasta familiar ajustable por inflación y bono de fin de año.

No hay comentarios.: