13 feb. 2020

OMAR: LA LUCHA CONTINUA!

Desde el Colectivo contra el Gatillo Fácil de La Plata invitamos a acompañarnos en la realización de una jornada antirrepresiva al cumplirse 7 años del asesinato de Omar Cigarán a manos del policía bonaerense Diego Walter Flores. La actividad será el sábado 15 de febrero de 14 a 21 hs en la plaza de diagonal 80 y 115. Nos acompañarán familiares de víctimas de la represión de Estado y compañerxs artistxs solidarios con la causa.

El 15 de febrero de 2013 el policía bonaerense Diego Walter Flores asesinó de un disparo en el pecho a Omar Cigarán, de 17 años, en la esquina de diagonal 115 y 43. En el hecho Omar habría intentado desapoderar a una persona de una moto y mientras intentaba huir del lugar Flores intercedió y lo fusiló.
A 7 años del asesinato de Omar redoblamos la exigencia de justicia por su asesinato en un claro caso de gatillo fácil y pedimos que la justicia no sea cómplices de la impunidad del policía asesino Diego Walter Flores.
La causa judicial por Omar tuvo un largo recorrido marcado por las trabas y la impunidad. Al año de sucedido el hecho la fiscal Ana Medina quiso cerrar la investigación, y solo la insistencia de la familia, entonces representada por la Asociación Bru, logró que el expediente se elevara a juicio oral. Una vez allí se sufrió al abandono del ministerio público, ya que no se designó fiscal para acusar a Flores. La familia de Omar, esta vez representada por Correpi y La Ciega, hicieron la acusación en soledad contra la defensa de 5 abogados pagados por el ministerio de Seguridad provincial.
El 11 de abril de 2017 el Tribunal Oral Criminal 4 de La Plata absolvió al sargento de la Policía bonaerense Diego Walter Flores, asesino confeso de Omar, con la excusa del “cumplimento del deber” y la “legítima defensa”. Luego de ello los abogados de la familia de Omar apelaron el veredicto absolutorio y la Sala 5 del Tribunal de Casación Penal, integrado por los jueces Jorge Celesia y Martín Ordoqui, convalidó el fallo absolutorio diciendo que si bien no hubo “cumplimiento del deber porque la ley orgánica no obliga a matar, Flores está justificado en el artículo 34 del código penal.
En el veredicto del TOC 4 los jueces Emir Caputo Tártara y Juan Carlos Bruni no explicaron por qué el arma que se le atribuye a Omar pasó desapercibida ante la mirada de decenas de policías y fue encontrada 4 horas después en sus calzoncillos en la Morgue Policial por el médico policial Marcelo Menzulo, el mismo que encubrió las muertes en el crimen social de las inundaciones del 2 de abril de 2013 en La Plata. Tampoco explicaron cómo no se encontró restos de sangre en el arma si Omar tenía ambas con manchas hemáticas.
En diciembre pasado la familia de Omar presentó un recurso extraordinario ante la Suprema Corte de Justicia bonaerense para que se revise el fallo absolutorio. Con muy pocas expectativas acompañamos la presentación de este recurso ante el máximo tribunal provincial, pero pensamos que la verdadera justicia está en la lucha, porque la justicia cómplice sigue avalando el gatillo fácil.
Desde nuestro espacio de militancia antirrepresiva no estamos dispuestos a aceptar que el asesino Diego Walter Flores siga en funciones en la Policía, caminando armado por la ciudad, viajando en tren desde La Plata a cumplir funciones a Quilmes. Entendemos que esta justicia clasista intenta reafirmar una y otra vez la impunidad policial, avala el hostigamiento, la represión cotidiana, las amenazas y los aprietes a los pibes y pibas pobres. La resolución del caso de Omar fue una clara muestra de todo ello, lo cual no hace más que darle vía libre al fusilamiento de nuestros pibes y pibas en cada barrio de la ciudad y del país. Seguiremos escrachando a todos los funcionarios que hicieron lo imposible para que este caso quedara fatalmente impune.
La bronca que nos generó aquel fallo absolutorio del asesino Flores nos da hoy más fuerza para seguir luchando y acompañando a Sandra, la mamá de Omar, en la denuncia de todos los casos de represión estatal en nuestra zona. Así están presentes en nuestro reclamo Darián Barzábal, Ezequiel Heredia, Cristian “Rusito” Perez, Víctor González, Damián Corvalán, Mauricio Andrada, Ismael Perusatto, Daniel Migone, Miguel Bru, Andrés Nuñez, Soledad Bowers, Nicolás Vargas, Sebastián Nicora, Braian Mogica, Néstor Canizzo, Rodrigo Simonetti, Maximiliano Campos, Matías Marincovich, Germán Ramón Gomez, Santiago Maldonado, Johana Ramallo y tantxs otrxs que nos arrebataron.
La gestión de Daniel Scioli causó más de 600 muertes a manos de su Policía y su Servicio Penitenciario gracias a las políticas de mano dura de sus ministros Ricardo Casal y Alejandro Granados. Casal llenó las cárceles de pibes pobres, superando los 40 mil internos en el SPB, y uno de cada 2 internos recibió distinto tipo de torturas en ese período. Granados llevó a La Bonaerense a tener más de 100 mil efectivos, como nunca en su historia, creó las policías locales improvisadas, inició la llegada de fuerzas federales al conurbano con los operativos en los trenes, y desplegó cientos de operativos de saturación en los barrios.
La gobernadora María Eugenia Vidal y su ministro Cristian Ritondo vinieron a completar la tarea represiva iniciada por Scioli, y son responsables de más de 800 muertes a manos de su aparato represivo, entre las que se destacan las masacres de San Miguel del Monte, Pergamino y Esteban Echeverría.
La tregua esperanzada sobre la represión que promete el Frente de Todos en Nación y Provincia no incluye a nuestros pibes. Porque más allá de las promesas de derogar la “Doctrina Chocobar” nuestros pibes siguen sufriendo el hambre y la marginación y son blanco de la discrecionalidad en el accionar policial. En provincia quedó a cargo de la Policía el ex militar carapintada Sergio Berni, defensor de la mano dura y especialista en la represión a los trabajadores organizados. El progresismo de la nueva versión del peronismo en el poder se agota cuando personajes como Berni asumen la tarea represiva.
En la calle nos reprimen, nos matan, nos hostigan. En los tribunales nos quieren golpear duro con sentencias como la que dejó impune el caso de Omar. Sin embargo, en la calle nos fortalecemos y redoblamos nuestros esfuerzos para hacer que la verdadera justicia sean la condena social a los asesinos de uniforme y la denuncia de los responsables políticos de las muertes impunes de miles de pibxs en la provincia de Buenos Aires.

A 7 AÑOS SIN OMAR
¡La lucha continúa!
¡Justicia por Omar y por todos lxs pibxs asesinadxs por las fuerzas represivas del Estado!
¡SI ES INSTITUCIONAL NO ES VIOLENCIA, ES REPRESIÓN DE ESTADO!

COLECTIVO CONTRA EL GATILLO FÁCIL DE LA PLATA

No hay comentarios.: