18 abr. 2018

PRML: TODOS CON EL PUEBLO SIRIO

TODOS CON EL PUEBLO SIRIO Y SU DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN | A LAS CALLES CONTRA LA AGRESIÓN IMPERIALISTA

Una nueva agresión de las principales potencias occidentales contra el pueblo y la nación siria. Durante la noche del 13 al 14 de abril, una lluvia de misiles de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, se descargó sobre tres ciudades de la República Árabe Siria como represalia contra un supuesto “ataque con armas químicas por parte del gobierno sirio contra población civil”.
El libreto es muy similar al usado en 2003 para invadir Irak. En esta oportunidad, el propio Pentágono ha dejado en claro la liviandad de la excusa. En su mensaje al Congreso de los EEUU, James Mattis, Secretario de Defensa, reconoció que no tiene pruebas pero que se basa en “artículos de prensa creíbles (…), no puedo decir que tengamos pruebas, pero contamos con muchos indicios de medios y redes sociales de que se usó cloro o sarín”. La principal fuente en que se basa Mattis son las declaraciones de una ONG llamada “Cascos Blancos”, que tras su fachada humanitaria está involucrada directamente en una serie de intervenciones en el conflicto, entre ellas el corte del abastecimiento de agua potable a la población de Damasco durante 40 días a fines de 2016, en pleno asedio de las organizaciones terroristas que ocupan parte del territorio sirio.
Trump, May y Macron lanzaron el bombardeo horas antes de que llegue a Siria una misión de la OPAQ (Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, dependiente de la ONU), destinada a relevar pruebas del supuesto ataque. Una vez destruida cualquier prueba posible, el Pentágono declara que el bombardeo a Siria es “un solo disparo” para enviar un “mensaje fuerte” al gobierno de Al Assad. En rigor, el “solo disparo” consistió en 103 misiles disparados desde bases militares de las tres potencias agresoras.
En EEUU no hay respaldo para este ataque intempestivo de Trump. En el Congreso suman 88 los legisladores demócratas y republicanos que condenaron la agresión, destacando que una decisión militar de esta naturaleza necesita de la aprobación del Congreso para ser legal. Dificultades similares atraviesan May y Macron en sus países. Mientras tanto se multiplican las críticas en el seno de la ONU, respecto de un ataque unilateral que tampoco contó con la aprobación del Consejo de Seguridad.
Si desde el plano legal el bombardeo carece de respaldo fuera de sus directos ejecutores, políticamente es aún más condenable. El territorio sirio es escenario de una disputa interimperialista que ya lleva siete años de guerra, donde se calcula que han muerto al menos 400.000 personas y no menos de 5 millones de refugiados, y es parte de una agresión imperialista aún mayor contra todos los pueblos y gobiernos de la región cuyos intereses y aspiraciones difieren de los planes de hegemonía yanqui en la zona. Desde 2003 en Irak, luego Libia, Afganistán y la propia Siria, son testigos de la intervención militar permanente de EEUU y sus aliados, buscando eliminar toda resistencia a su dominación en una zona extremadamente rica en hidrocarburos y de alto valor estratégico. A esto se agrega la intervención militar en terreno, con intereses propios en el país y la región, de Rusia y de Irán, ambos respaldando al gobierno de Al Assad.
En medio de esta situación, no sorprenden las palabras del presidente Macri y la cancillería argentina, respaldando al trío agresor en la Cumbre de las Américas. La vocación cipaya del gobierno no pierde oportunidad para lamer las botas de su amo.
La solidaridad internacional apunta a defender el derecho a la autodeterminación del pueblo sirio, repudiando este ataque criminal de EEUU y sus aliados y exigiendo el retiro de todas las tropas extranjeras del suelo de Siria. Las muestras de repudio al bombardeo en las calles de numerosas ciudades del mundo no se han hecho esperar y son una pequeña muestra de la potencialidad que tienen los pueblos del mundo para enfrentar el intervencionismo imperialista que, inmerso en una crisis sin precedentes, se ve impulsado por su propia lógica hacia el guerrerismo.
POR EL DERECHO A LA AUTODETERMINACIÓN DEL PUEBLO SIRIO
FUERA LOS YANQUIS Y SUS ALIADOS Y TODAS LAS TROPAS IMPERIALISTAS

No hay comentarios.: