23 may. 2019

DECLARACIÓN DE LA MARX Y REAGRUPAMIENTO HACIA EL PST!



El balance de las elecciones en Córdoba y la crisis del trotskismo

El balance de las elecciones en Córdoba ratifico la tendencia más general que se está dando en todas las elecciones provinciales que se vienen llevando a cabo en el país y están siendo adelantadas. Por un lado, la caída y “voto castigo” al gobierno apoyando al PJ, la única alternativa burguesa con capacidad de ganarle al gobierno. Pero hay otra tendencia que se expresó en las elecciones de Córdoba y se viene expresando en forma clara, es la crisis del FIT que está desatando un intenso debate en toda la vanguardia obrera y popular.

En Córdoba se expresó el enorme repudio nacional que existe contra Macri y el FMI. Cambiemos sufrió un verdadero derrumbe ya que pasó del 49% de los votos en el 2015 y el 48% en el 2017, al 17% que obtuvo ahora con la lista de Negri apoyada por el gobierno nacional. La UCR se presentó dividida en dos listas una encabezada por Negri y otra por Mestre, mostrando su crisis al compás de la caída de Macri. Esta división permitió que el PJ ganara la intendencia de la Capital, un hecho histórico que no se daba desde hacía décadas.

El claro ganador fue el PJ de Schiaretti que obtuvo el 54% de los votos. Schiaretti se mostró “opositor” a Macri, a pesar de que fue uno de los gobernadores más beneficiados por el gobierno nacional. Schiaretti es uno de los dirigentes del Peronismo Federal junto a Massa y Lavagna que se encuentra entre los gobernadores más cercanos a Macri, a pesar de ser del PJ. El kirchnerismo cumplió un rol lamentable de apoyar a los ajustadores más afines al gobierno nacional, al levantar su lista para apoyar a Schiaretti.

La votación de la izquierda y la crisis del trotskismo

El balance de las elecciones en Córdoba mostro por primera vez en forma clara y palpable la crisis del trotskismo, y sobre todo, la crisis de los partidos del FIT. En estas elecciones el Frente de Izquierda sufrió un grave retroceso, perdió la mitad de los votos y pasó del 4,9% en 2015 al 2,5% ahora. En la elecciones a diputados que generalmente son más favorables para los partidos de izquierda, el retroceso es mayor, ya que paso del 6,4% en 2015 al 2,9% ahora. A pesar de que logro por primera vez un concejal en la Capital, paso de tener 3 bancas de diputados a solo 1, perdiendo 2 bancas.

Por otro lado el MST paso al 1,8%, y logro un pequeño crecimiento. De ese modo logro una banca, y de conjunto en Córdoba cambio el panorama ya que la izquierda tenía 3 bancas que ostentaba el FIT, pero ahora tiene 2 bancas una del FIT y otra del MST. En los resultados de todas las elecciones que se vienen haciendo hasta ahora se viene dando la misma tendencia, creemos que el MST está capitalizando electoralmente la crisis del FIT. Hasta ahora el FIT saco un 2% en Rio Negro, no llego al 3% en Chubut, no paso las paso en Santa Fe, y no pudo presentarse en La Pampa, Entre Ríos y San Juan. En todas estas elecciones se mostró las misma tendencia, retroceso del FIT y pequeño avance del MST.

Viendo de conjunto la elección, las fuerzas de izquierda siguen siendo apoyadas por una franja de masas que oscila alrededor del 5%, lo cual representa una franja importante de masas que vota a la izquierda y no cae en la trampa del “mal menor”. La cuestión es que esos votos se redistribuyeron: Antes los capitalizaba el FIT, mientras que el MST y el MAS no llegaban al 1%. Ahora está bajando la cantidad de votos al FIT, y subiendo los votos al MST, lo cual es un golpe que esta sufriendo el Frente de Izquierda.

Este golpe sufrido en las elecciones en Córdoba recae fundamentalmente en IS, que es el partido que encabeza las listas en Córdoba, por los acuerdos establecidos en el FIT. Pero repercute nacionalmente y ya ha provocado un gran debate entre los militantes de izquierda, la vanguardia popular, estudiantil, obrera, y el activismo. Queremos presentar las distintas posturas y argumentos que se están llevando adelante para comprender mejor la magnitud de la crisis que se está desarrollando, y como esta empezó a expresarse en las organizaciones que se reivindican trotskistas. A su vez queremos precisar que línea tenemos frente a esta crisis.

El debate sobre las razones del retroceso del FIT

La virulencia del debate expresa la crisis que estas fuerzas están sufriendo, y que los éxitos electorales de años anteriores ocultaban. Ahora que empezó la “sequia” de votos, aflora la crisis. Las organizaciones que se reivindican trotskistas han presentado su balance sobre las elecciones en Córdoba, y esto no ha hecho más que agudizar el debate y la polémica entre la vanguardia, el activismo y la militancia. Los balances de las fuerzas que se reivindican trotskistas, salvo el MST, dicen que el retroceso electoral es culpa de las masas.

Tanto el PTS como el MAS hablan de giro a la derecha y “conciencia conservadora” de las masas que explica el retroceso del FIT. El PO plantea que se produjo una “impasse en la conciencia” de las masas. IS plantea que “no hubo giro a la izquierda de las masas”, lo que de forma elegante significa que las masas giraron a la derecha. Todo este análisis es en primer lugar falso, porque como vimos, la franja de masas que voto a la izquierda se mantiene inalterable, e incluso pudo haber sido mayor si la izquierda no se hubiera presentado dividida. Lo que cambio es el reparto al interior de esa franja que a nivel nacional oscila en 1.000.000 de votos.

Si bien los resultados de las elecciones burguesas no expresan directamente los procesos políticos sino que son una expresión distorsionada de ellos, la votación del FIT en Córdoba comienza a expresar la grave crisis que sufren las organizaciones que se reivindican de izquierda. El debate acerca de las razones por las cuales retrocedió, abre una discusión global sobre cuáles son los motivos que han provocado esta crisis. La discusión es pública y miles de militantes que han roto con el PO, el PTS, el MST, MAS e IS se están expresando en redes sociales, así como en los lugares de trabajo, estudio y de militancia. Jorge Altamira público en el sitio web del grupo uruguayo simpatizante del PO un balance de las elecciones en Córdoba polemizando con el balance oficial del PO, lo que expresa públicamente la ruptura en la dirección del PO.

Esto provoco dos reacciones, por un lado toda un ala stalinista del PO que pide públicamente la expulsión de Altamira, asi como por otro lado, todo un sector de compañeros que se han ido del PO y de otras organizaciones que plantean “refundar”el trotskismo alrededor de Altamira. También ha surgido un ala que plantea que el debate que ha estallado es “progresivo” porque permite corregir las desviaciones en el trotskismo, y “sanear” las organizaciones. Otra ala plantea que el problema no son las organizaciones trotskistas, sino el trotskismo mismo, y propone revisar todo el programa y la teoría trotskista.

Distintas posturas frente a la crisis del trotskismo

Los planteos de Altamira, y de todas estas alas muestra que existe una tremenda confusión acerca de las razones por las que se está desarrollando la crisis del trotskismo. Quienes plantean “refundar” el trotskismo alrededor de Altamira desconocen que Altamira fue quien convirtió al PO en una cooperativa de desocupados tras el Argentinazo del 2001, planteando la teoría revisionista de que había surgido un nuevo sujeto social el “piquetero”. Elaboro hace un año la teoría del “Avance del fascismo en A. Latina”, en realidad, copiada al castro chavismo, que comparte con el PTS o el Nuevo MAS, y llamo a construir una corriente internacional para “combatir el fascismo”, bajo la consigna “No al golpe en Brasil” pidiendo la libertad de Lula en un acto en la embajada de Brasil junto al PTS, que es como si nosotros pidiéramos la libertad de Cristina en caso de ir presa. Claramente alrededor de los planteos de Altamira no puede refundarse el trotskismo.

Hemos polemizado con estas posiciones en Revista SOCIALISMO 1, en el artículo “Se viene el fascismo en A. Latina?”. Altamira no es una alternativa frente al derrumbe del PO, sino más bien, una reubicación para salvar algo del naufragio del barco que teórica y políticamente, el mismo construyo.

Quienes plantean que es “progresivo” el debate, para que estas organizaciones puedan “corregirse”, consideramos que parten de un planteo completamente equivocado. Es incorrecto plantear a un sector de la vanguardia o los militantes como tarea que salgamos a “corregir” al FIT, al PTS, el PO, e IS. Ni tampoco al MST. Creemos que el rumbo de estas organizaciones es “incorregible”, y plantear como tarea debatir para “corregir” lo único que puede provocar es llevar a la desmoralización a muchos compañeros por plantearles un objetivo que es imposible. Algunas corrientes como Razón y Revolución (RyR) plantean que el problema no son las organizaciones trotskistas, sino el trotskismo mismo. Es un análisis completamente erróneo de la crisis que también comparten organizaciones como el PTS o el NMAS, ya que las razones de la crisis no son responsabilidad de Trotsky y su programa, sino que la crisis se da precisamente porque los partidos que se denominan “trotskistas” se están alejando de Trotsky y su programa.

El diagnòstico de la crisis es que las organizaciones que se reivindican trotskistas están sufriendo un proceso de socialdemocratización y creciente adaptación al régimen. Por esa razón el rumbo que están llevando adelante es “incorregible”. Creemos que la tarea que está planteada es exactamente la opuesta a lo que plantean los dirigentes de estas organizaciones. Es necesario un Reagrupamiento internacional y Nacional de los Revolucionarios, pero al revés de como plantean estas corrientes, para reivindicar más que nunca el marxismo y el trotskismo ortodoxo.

Las verdaderas razones de la crisis del trotskismo

La grave crisis que están desarrollando en las organizaciones que se reivindican trotskistas es un fenómeno mundial. Solo en los últimos meses estamos observando epidios de gran importancia que la expresan: Se ha disgregado la ISO de EE.UU, estallo una crisis en el CIT (ex The Militant) y se ha establecido una fracción pública permanente en la IV Internacional donde residen los restos del mandelismo. Con las elecciones de Córdoba, se está expresando la crisis de las organizaciones trotskistas de Argentina, la cual se expresa en el terreno electoral, pero hunde sus raíces en varias razones que son de índole estructural, no vinculadas a las elecciones, en primer lugar, en la desastrosa política de estas organizaciones en las luchas obreras y populares.

En nuestro país por ejemplo las organizaciones que se reivindican trotskistas han fracasado en la conducción de algunas de las luchas más importantes de los últimos años (Lear, Pepsico, Clarin, Pepsico, Mafissa, Casino, etc la lista es interminable) y solo han sabido organizar derrotas. La consecuencia de esta desastrosa política ha sido el notable retroceso en la influencia política y sindical de los grupos que se reivindican de izquierda en las organizaciones sindicales y sociales de masas. El Plenario Sindical Combativo convertido en una suma de declaraciones, y profundamente dividido en su accionar cotidiano, como mayor expresión de este fracaso en articular una seria alternativa a la burocracia sindical y en terminar con la hegemonía del PJ en el movimiento obrero y popular.

En segundo término, tampoco en el terreno electoral las organizaciones que se reivindican trotskistas han sabido presentar una alternativa seria. Dividida en distintos frentes, los grupos no han logrado poner sus personerías y legalidades al servicio de presentar la mayor unidad para golpear a las organizaciones patronales. La actuación parlamentaria ha sido en general, una actuación a la sombra del kirchnerismo, votando proyectos patronales junto a los partidos capitalistas como la Ley del 2x1, o la ley “antidespidos”, o defendiendo a dirigentes corruptos como De Vido, o dando quorum para vergonzosas sesiones convocadas por el bloque del PJ y los K. Su actuación no solo rompe con los principios marxistas, sino que su actuación parlamentaria es la que muestra más claramente el proceso de socialdemocratización y creciente adaptación al régimen que sintetizan el rumbo “incorregible” de estas organizaciones.

En tercer lugar, toda esta crisis se ha agravado en el último periodo producto de la revolución de las mujeres. Miles de activistas mujeres, trans, lesbianas, y jóvenes se encuentran con que los grupos de izquierda defienden abusadores, o se oponen a que las mujeres denuncien públicamente a los abusadores, o defienden la legalización de la prostitución, por lo cual los grupos trotskistas son rechazados por miles de luchadoras y dirigentes de la Revolución Verde- Naranja. El resultado del agravamiento de la crisis de las organizaciones que se reivindican de izquierda es que valiosos dirigentes y cuadros abandonan esas organizaciones, profundamente desilusionados.

Es un hecho extraordinario que un sector del movimiento de masas en nuestro país, de alrededor de un millón se niega a votar a los candidatos patronales y vota cualquier lista de izquierda que se presente, a pesar de los errores y graves problemas que atraviesan las organizaciones que se reivindican trotskistas. Que una franja del movimiento de masas que oscila en el 5% siga votando a la izquierda, un proceso que le ha permitido tener diputados y concejales por ejemplo a los partidos del FIT o al MST, es un hecho que muestra la existencia de una base importante para la construcción de una nueva dirección política y social del movimiento de masas.

Las características del proceso de socialdemocratización

Una característica del proceso de socialdemocratización que sufren estas organizaciones es que no han elaborado prácticamente nada ni han hecho prácticamente ningún aporte significativo a la teoría marxista. A diferencia de las organizaciones que en la posguerra se movían alrededor de las grandes elaboraciones de Mandel, Moreno, Cannon o Ted Grant, desde hace décadas no existe producción teórico política de importancia en las filas del trotskismo mundial. Por el contrario, lamentablemente, las pocas aportaciones que existen no son para actualizar y fortalecer el marxismo, sino que van en el sentido del revisionismo, y el cuestionamiento a las bases marxistas

Otra característica de la crisis de estas corrientes es su negativa a intervenir o ser parte de los procesos revolucionarios de la lucha de clases mundial. Las corrientes trotskistas de posguerra intervenían o intentaban intervenir en los grandes procesos de la lucha de clases mundial como la Revolución Boliviana, el Mayo Francés, la Guerra de Vietnam, o la Revolución Portuguesa, por dar algunos ejemplos. A las pequeñas corrientes trotskistas de hoy se caracterizan por su nacional- trotskismo y se negativa a hacer campañas internacionales de cualquier tipo, o intervenir en los procesos revolucionarios que conmueven al mundo.

Si en la primera etapa de la crisis del trotskismo, la de los 90’s, el hecho central de la situación mundial que lo cruzaba fue la caída del muro de Berlín, ahora el hecho central de la situación mundial que cruza esta segunda etapa es la crisis mundial del capitalismo. La crisis mundial del capitalismo liquida y amenaza a todos los proyectos “reformistas” porque el capitalismo hoy no da ningún espacio, ni resquicio para desarrollar reformas ni mejoras de ningún tipo. Al contrario, estamos en presencia de un ataque brutal sobre las condiciones de vida de millones, que no da espacio para negociaciones, ni “treguas” liquida toda ilusión parlamentaria, reformista o sindical.

Las primeras corrientes que sucumbieron a esta crisis fueron las castro- chavistas, cuyo proyecto reformista se liquidó ante la caída de China que había permitido ciertos desarrollos nacionales y concesiones. Pero al caer China, y agudizarse la crisis del capitalismo, el Castro- chavismo perdió su sustento material. Tras la caída del castro- chavismo, patentizada en la brutal crisis de Venezuela, lo mismo ocurre con las corrientes trotskistas que siguen al castro- chavismo como a la sombra al cuerpo. Las corrientes trotskistas que se socialdemocratizan adquieren las elaboraciones políticas del stalinismo senil, y el Castro- chavismo, y caen junto a él, en un proceso agudo y convulsivo de crisis. Precisamente así como cientos de compañerxs abandonan las filas de organizaciones que se encuentran en la órbita del castro chavismo, también lo hacen compañeros de la organizaciones que están en la órbita del llamado trotskismo, que en realidad comparten los análisis, y en muchos casos la misma política de las organizaciones castro chavistas.

Nuestra propuesta

Muchos compañeros se están alejando en estos años de las organizaciones castro- chavistas o las autodenominadas trotskistas. Son valiosos y honestos compañeros que han entregado años de su vida, tiempo, familia, con toda la ilusión puesta en estas organizaciones. Se han jugado el pellejo en las luchas, han defendido compañeros, han cultivado relaciones de amistad y camaradería, y de golpe sienten que lo han perdido todo. Muchos se alejan “silenciosamente” de estas organizaciones, otras lo hacen públicamente, expresándose por diferentes vías, como las redes sociales, u otras publicaciones.

Con muchos camaradas nos encontramos cotidianamente en los gremios, en la lucha de las Mujeres y en distintos frentes. Muchas veces estamos estado juntos codo a codo, y muchas veces también hemos estado en veredas diferentes, y hemos tenido fuertes polémicas y puntos de vista diferentes. Sabemos que ahora, tras haber tomado la decisión de irse, se encuentran muchxs golpeadxs y confundidxs, intentando comprender que fue lo que paso. Nosotros somos una organización pequeña, que no tiene autoridad en las masas, y como hemos nacido muy recientemente, para muchos desconocida. Algunos camaradas recién ahora nos empiezan a conocer. Con toda razón cualquier camarada puede suponer que somos lo mismo que la organización con la que viene de romper, y con nosotros puede sufrir lo mismo.

Reagrupamiento Hacia el PST y La Marx somos una organización que en vista del proceso de disgregación que provoca la socialdemocratización del trotskismo a nivel mundial, impulsamos un Reagrupamiento internacional y nacional de los revolucionarios. Estamos a dispuestos a abordar con paciencia toda la tarea de reconstrucción de las bases teórico- políticas, metodológicas que nos permitan avanzar en la tarea del reagrupamiento. Somos conscientes que es la tarea más difícil de todas. También sabemos que el reagrupamiento no pasa por nosotros, sino por una síntesis superior para la cual ponemos a disposición nuestras elaboraciones, las cuales se enriquecerán y superaran mediante el intercambio con todos los camaradas dispuestos a emprender juntos esta batalla.

Nuestros materiales como Revista SOCIALISMO, nuestros trabajos teórico- políticos como “La Revolución de las Mujeres del Siglo XXI”, nuestra multiplataforma de medios como @Revolución, nuestra documentos, sobre la situación mundial, la crisis del capitalismo, las revoluciones en Medio Oriente y Rojava, nuestras elaboraciones sobre la crisis mundial de la izquierda y el trotskismo, así como nuestras resoluciones, la construcción de La Marx, la Corriente Político Social Sindical 1 de Mayo, o La Marx Mujeres, además de nuestro llamado al reagrupamiento, son todas elaboraciones y herramientas que ponemos a disposición de todos los compañerxs revolucionarios.

Al entregar nuestros materiales y posiciones políticas, nuestras tácticas y campañas, nos sometemos a la crítica implacable, al debate frontal y sin concesiones pero fraternal, sin fraccionalismo ni calumnias, que muchas veces caracteriza a las relaciones entre revolucionarios. Buscamos llevar adelante un método sano, buscando la verdad en esta batalla por reconstruir el marxismo revolucionario y el socialismo científico.

Muchos compañeros pensaran que estos párrafos finales dedicados a la crisis que atraviesa el trotskismo, y la formidable batalla por el reagrupamiento de los revolucionarios, exceden largamente las conclusiones de las elecciones en Córdoba. Es cierto. El balance de las elecciones en Córdoba es apenas un episodio, quizá el menos importante, de la crisis que se está desarrollando. Pero sería falso pretender presentarlo como un hecho únicamente electoral. La crisis expresada en las elecciones de Córdoba nos permite comprender que es lo que está ocurriendo, y fundamentalmente, trazar una estrategia para avanzar para superar la crisis, la tarea más importante que todos tenemos por delante

No hay comentarios.: