12 mar. 2013

DECLARACION DE ASAMBLEAS DEL PUEBLO ANTE LA MUERTE DE CHAVEZ




 



Bs As 6 de Marzo de 2013


Las Asambleas del Pueblo expresan su pesar y solidaridad a todo el pueblo venezolano, que está viviendo duros momentos  luego del fallecimiento de su Presidente Hugo Chávez.
Cuando líderes de la envergadura de Hugo Chávez irrumpen en escenario político de un país o región, es indudable que marcan un antes y un después, dejando un legado que, más allá de los matices, perdurara en la historia. Su muerte es un duro golpe  para los más humildes, los  que se vieron beneficiados por las políticas sociales de un gobierno al que apoyaron durante más de una década y al que identificaron con el progreso y la justicia social. Aprovechando la debilidad del sistema capitalista y las hondas contradicciones entre las potencias en crisis, aún sin romper  con esa matriz económica capitalista, el chavismo ha impulsado medidas paliativas y de carácter reparador que nunca antes había vivenciado un pueblo que estaba sumergido en la miseria, el analfabetismo y la falta de representación política. Venezuela avanzo al ritmo de los vaivenes propios de Chávez y los límites de su proyecto político. En ese avance, una de las mayores virtudes que le ha sido legada a los sectores populares es el poner en el centro del debate, aunque más no fuera declamativamente,  el rol de los pueblos movilizados en la construcción de su historia, la denuncia del capitalismo como enemigo de la humanidad y el rescate de la hermandad  internacional de los oprimidos.  El proceso liderado por Chávez fue producto del fracaso de la dominación política del sector más recalcitrante de la burguesía venezolana, en una gran similitud  con el resto de los movimientos y gobiernos progresistas de la región. La expresión y el armado político del chavismo responden a los intereses de un sector de la  burguesía nacional que buscó construir poder político  aliándose al pueblo, en conjunción con las fuerzas armadas. Muchas de sus medidas le pusieron límites a las grandes corporaciones multinacionales. Las expropiaciones de varias industrias primarias y la recuperación de la renta petrolera han sido fundamentales para  sostener políticas de integración y justicia social, generando un fenómeno equiparable –a nivel de arraigo popular y polarización con la clase media y alta- con el primer gobierno de Perón. En la medida en que no avanzó a la expropiación revolucionaria de la burguesía,  el camino abierto  por estas transformaciones  es limitado y precario.  Pero, aun así, estuvo a la vanguardia de todo el proceso regional y ninguno de los otros gobiernos “progresistas” –demostrando el servilismo de la burguesía nacional-  se le puede equiparar. Ese proceso sirvió de apoyatura para impulsar una creciente movilización y organización social que puede ser el punto de partida para la radicalización del proceso, único camino posible para transformar la sociedad y acabar con la explotación y la dependencia. La idea de Latinoamérica unida bajo las banderas del socialismo no nació ni morirá con Chávez. Las puertas para una nueva etapa de debate, militancia y lucha se abren en Venezuela, pero miran de cara a todo el continente. Se están sembrando nuevos desafíos para todos aquellos que nos definimos como anticapitalistas revolucionarios y que luchamos por una sociedad de iguales, donde el hombre no sea más objeto del capital y ninguna cadena ate nuestros sueños de libertad. Queda en manos del pueblo venezolano empezar a transitar el camino hacia un socialismo liberador, anticapitalista y revolucionario. El camino es la lucha y la organización popular, el derrocamiento de la burguesía,  la destrucción de su institucionalidad estatal y la construcción de una verdadera democracia popular. Resta señalar que  todos debemos estar alertas y  solidarios con el pueblo venezolano para aplastar a todos aquellos que pretendan utilizar esta dolorosa situación para retrotraer o desviar el proceso en curso. En Venezuela se han dado pasos ciertos en la lucha contra el capitalismo, es nuestro deber acompañar este proceso, extenderlo a todo el continente y levantarlo como bandera de una  humanidad donde el capitalismo y sus miserias sean recuerdos de un pasado al cual nunca retornemos.

ANALIA CASAFU, EZEQUIEL ALVAREZ, ANGELA MORIN, ANA MELNIK,
MARCELO MOYANO, RUBÉN SABOULARD.

COMISIÓN DE COORDINACIÓN DE LAS ASAMBLEAS DEL PUEBLO.

Muestra de imagen
 
ASAMBLEAS DEL PUEBLO

No hay comentarios.: