28 oct. 2014

VOTA LA IZQUIERDA AL FRENTE!!!



Nadie puede negar que la situación económica es cada vez más difícil. Día a día, los trabajadores ven cómo los aumentos de precio encarecen el costo de vida producto de la inflación. Es que el gobierno K, ante la crisis económica, ha tomado la decisión de aplicar un duro ajuste a los trabajadores y al pueblo. Y mientras busca un arreglo para “pagarle todo” a los buitres, las patronales y capitalistas siguen suspendiendo y despidiendo gente en las fábricas, y aumentan los precios sin parar. La mentira de la “soberanía popular” se agota, debido a que no se mantiene una política consecuente por el no pago de la deuda externa y la independencia del imperialismo. Esto nos lleva a que seamos nosotros, los trabajadores, estudiantes, y sectores populares, los que terminamos pagando los platos rotos de la crisis.
Los estudiantes no estamos excentos de esta situación. Las escuelas, colegios y universidades se caen a pedazos. Tenemos insuficiente oferta horaria para cursar, faltan profesores para las materias, y el espacio edilicio es insuficiente o está en muy malas condiciones. Muchos compañeros se ven obligados, por estos motivos, a dejar sus estudios. La UNCO tiene un récord de 80% de deserción anual. Este alarmante dato no es sino el reflejo de años de vaciamiento por parte de las gestiones y los gobiernos provinciales y nacional, que mantienen un ahogo presupuestario sistemático y que, al calor del ajuste económico actual, redoblan su ataque contra nuestra educación. A través del consejo de la universidad, que es antidemocrático debido a que puede sesionar sin estudiantes (representados por una ínfima minoría), llevan adelante políticas de ajuste y vaciamiento, como la ordenanza 1048, hoy vigente, que permite no renovar docentes que se jubilan, o reformas de los planes que vacían y recortan materias y contenidos, y avanzan en la implementación de posgrados y contenidos pagos.
Pescader es el garante del ajuste en FADECS
La nueva gestión de la FADECS, que dice ser “progresista”, no es sino una continuación, maquillada, de la política de ajuste y vaciamiento. De hecho, Pescader estuvo con los recortes del 2003 que desguazaron la carrera de comunicación para orientarla según los lineamientos privatistas de la LES y la CONEAU, y convirtieron Locución de una carrera a una mención en constante vaciamiento, que hoy está en crisis por insuficiencia de profesores y auxiliares técnicos para poder cursar.
Actualmente Pescader impulsa la reforma de los planes de estudio de la FADECS – FADEL con una orientación similar. Si en el 2003 se recortó la carrera y aseguró su vaciamiento en los años posteriores, hoy lo que está en juego es la adaptación a la miseria presupuestaria y una vuelta más sobre el ajuste.
Además, mantiene el conjunto de las carreras con lo mínimo indispensable. Por poner algunos ejemplos, las carreras de idiomas tienen un régimen de correlatividades que, combinado con una escasa oferta horaria y de cátedras paralelas y la falta de edificio propio y espacio para cursar, traba el avance de los estudiantes y fomenta la decersión.
En derecho sucede lo propio con las cátedras filtro (como derecho romano) que mantienen un monopolio elitista, que excluye a cientos de estudiantes cada cuatrimestre. Y en el caso de Trabajo Social, al igual de comunicación, se mantiene un vaciamiento sistemático con falta de docentes y oferta horaria para cursar en condiciones. Por último, la carrera de Sociología sufre una desidia brutal que se expresa en un vaciamiento casi total de la carrera.
Esta es la verdadera intención inflexible de la orientación que la gestión de Pescader y el gobierno nacional y provincial imprimen a nuestra educación, y en ese sentido necesitamos un centro de estudiantes independiente, que se apoye en los métodos de lucha del movimiento estudiantil para frenar este ajuste y revertir la situación de ahogo presupuestario y vaciamiento en la que se encuentra nuestra facultad.
Compromiso, MILES, la Jaureche y el Puente están con el ajuste
Como dijimos anteriormente, el gobierno K, junto a los gobiernos provinciales y la gestión, son los principales responsables de la situación de deterioro en nuestra educación. Pero el gobierno y las gestiones cuentan además con sus agrupaciones estudiantiles como la Jaureche, el MILES y “Compromiso Estudiantil”, que son repetidores sonsos de la política oficial y de las “bondades” del relato K que se viene cayendo a pedazos producto del deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores y el pueblo.
Compromiso ya tuvo el centro y garantizó una despolitización y vaciamiento afín a la gestión de Jurgeit, decano orgánico al gobierno K, evitando realizar asambleas o cualquier otro espacio de debate independiente de los estudiantes. Durante estos años, el vaciamiento y la desidia avanzó a pasos agigantados.
Por otro lado, El Puente (Franja Morada – UCR) es la agrupación estudiantil de la oposición patronal a los K, que critican al gobierno por derecha, exigiéndole que aplique el ajuste de manera más brutal, y que le pague todo a los buitres como dicta el yanqui juez Griesa.
En definitiva, todas estas agrupaciones mantienen una política similar en el movimiento estudiantil de despolitización, vaciamiento de la participación, y de apoyo incondicional al ajuste contra nuestra educación.
El fracaso y la ruptura del FULE
Las fuerzas mayoritarias de la actual conducción (Independencia y la CEPA) mantienen una política orgánica a Pescader, llevando a los estudiantes a confiar en una gestión que se muestra “progresista” pero es en realidad continuadora del ajuste en la facultad. Se adaptan a la política de “lo posible” y tratan de “locos” a las organizaciones de izquierda que planteamos la necesidad de recuperar los métodos de lucha del movimiento estudiantil, para frenar el ataque que el gobierno y las gestiones preparan contra nuestra educación.
Pese a que durante el año hubo unidad total entre las principales agrupaciones del FULE (CEPA e Independencia) en impulsar esta política dictada desde las oficinas de la gestión, la crítica a esta adaptación escandalosa que mantuvimos desde la izquierda y sectores de estudiantes independientes caló hondo en sus discusiones internas, y derivó en una ruptura del FULE por una mezquina pelea de cargos, al no ponerse de acuerdo en la presidencia de la lista.
Ante la ida de la CEPA, el resto del FULE se negó discutir la posibilidad de generar un polo político que dispute la conducción del centro sobre la base de la Independencia con respecto a las autoridades universitarias y al gobierno nacional, con la condición expresa de que “no querían que entre el Nuevo MAS, dado que nos criticó todo el año”. Justamente, las críticas que les hicimos fueron debido a su funcionalismo total a la política de ajuste y maniobras de Pescader, hecho que demuestra que pretenden reafirmar esa orientación de cara a las próximas elecciones. Sorprendentemente el PO terminó cerrando el acuerdo con independencia excluyendo al resto de la izquierda, privilegiando un armado oportunista por sobre una construcción política independiente, yendo nuevamente de furgón de cola de la adaptación a la gestión y el gobierno.
Es necesario un centro de estudiantes independiente y de lucha
Para frenar el ajuste, es necesario que los estudiantes construyamos una alternativa de lucha, independiente de Pescader y cualquier otra camarilla de la gestión universitaria, que sirva para organizar a los estudiantes con un objetivo claro: defender la educación pública, frenando el ajuste y vaciamiento de nuestras carreras, y en ese marco pelear por la educación que queremos, por los planes de estudio que queramos y por el presupuesto, oferta horaria, docentes y espacio que necesitamos.
Por eso es un éxito político haber podido conformar “La Izquierda al Frente”, una lista que expresa la unidad entre el activismo y la izquierda para enfrentar el ajuste que quiere aplicar Pescader, que está compuesta por compañeros que fueron protagonistas de las discusiones que atravesaron todo el año la facultad. Estamos orgullosos de haber puesto en pie la única lista consecuentemente independiente de la gestión, conformada desde las bases y con una clara perspectiva de lucha.
Para tener un centro de estudiantes que no privilegie los arreglos por arriba con las autoridades, y se apoye en las asambleas y el movimiento estudiantil para enfrentar el ajuste.
¡VOTÁ LA IZQUIERDA AL FRENTE!

No hay comentarios.: