15 abr. 2016

¿LA CRISIS CAUSO DOS NUEVAS MUERTES?

Por Marlene Silva (*)
Se aprieta el estómago, arden los ojos. Un compañero comenta: “Es otro rasgo de los 90, los fallecimientos de trabajadores por despidos, o suicidios”. El presidente comenta: “Te la debo, no estoy en tema”. Duele ver que no sea el tema principal en las pantallas de TV. Sí, una ya sabe que la prensa hegemónica no lo va a mostrar. Pero la bronca brota igual. No hay que perder la capacidad del asombro, dicen.
Dos trabajadoras de distintos puntos del país murieron en los últimos días. Melisa Bogarín era de la provincia de Chaco y trabajadora hacía 8 años en ProHuerta, un programa gestionado en conjunto por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y el Ministerio de Desarrollo Social. Tenía 30 años, una beba de 1 año, un marido despedido de Agricultura Familiar y un contrato laboral por sólo tres meses, no renovable.
El Ministerio de Desarrollo Social había extendido su contrato precarizado por tres meses más, sin seguridad de renovación. Situación en la que se encuentran más de 200 trabajadores del ProHuerta en todo el país. Durante una asamblea en la que estaba explicando su situación, se descompensó y tuvo un paro cardíaco. Falleció mientras la llevaban al hospital.
Yolanda Mercedes tenía 60 años, era auxiliar docente en la Escuela Especial 506 de Mar del Plata. Le habían descontado 6.000 pesos por las medidas de protesta cumplidas por el sindicato SOEME en reclamo por paritarias en la provincia de Buenos Aires. Se descompensó tras encontrar que sólo le quedaban 40 pesos en su cuenta bancaria. Estuvo algunos días internada y falleció.
Fue una de las 65 mil trabajadoras que sufrió descuentos indiscriminados por parte de la gestión provincial a raíz de la retención de tareas del gremio. Se presentó una denuncia penal contra la gobernadora María Eugenia Vidal, por el presunto delito de homicidio culposo. Mauricio Macri, tras ser consultado sobre el conflicto de los trabajadores auxiliares y el caso particular de esta trabajadora, respondió: “No estoy en tema, es un tema de la provincia de Buenos Aires (…) te lo debo”.
¿Acaso al presidente no le compete? La política de ajuste que lleva adelante el gobierno de los CEOs es abrumadora. Tan lejos quedó ya aquella promesa de “pobreza 0”, que si la escucháramos ahora sonaría, no sólo mentirosa, sino hasta burlona. Pareciera tan repetitivo seguir enunciando los miles de despidos y las tarifas sofocantes que afectan fuertemente a la clase trabajadora. No lo es.
El cinismo demostrado en todos los niveles del funcionariado macrista eriza la piel. Sus políticas contra el pueblo, sus cuentas saqueadoras del Estado, sus aliados del Poder Judicial que encarcelan a Milagro y someten a indagatoria en una causa sin sustento a la líder política con mayor referencia en nuestro país. Mientras que la prensa hegemónica habla de “la pesada herencia” y encarna agravios contra el pueblo argentino al tiempo que le miente en la cara.
Están abriendo una herida profunda. Ojo, que de tanto tirar, la cuerda se corta.
(*) Periodista de Radio Gráfica

No hay comentarios.: