8 abr. 2013

DECLARACION DE LA TENDENCIA PIQUETERA REVOLUCIONARIA SOBRE LAS INUNDACIONES EN LA PLATA Y CAPITAL

Inundaciones: el Cromañón de Macri y Bruera. No fue un desastre natural, fue un desastre político.



¡FUERA MACRI! ¡FUERA BRUERA!

Cristina y Scioli son cómplices



Desde la Tendencia Piquetera Revolucionaria (TPR) planteamos:



¡Justicia por todos los muertos del temporal! // Rechazamos endeudar a los damnificados, vamos por indemnización al 100% // Plan de obras públicas bajo control de los trabajadores, vecinos y especialistas // No al pago de la deuda externa



Marcha a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires :

Lunes 15/4 – 17:00hs



La responsabilidad por la devastación de La Plata, Barrio Mitre y todas las zonas afectadas por las inundaciones les cabe enteramente a los gobiernos capitalistas. Tanto Macri como Bruera eran plenamente conscientes del riesgo existente previamente al temporal. Aún así, no ejecutaron las obras necesarias para disminuir los riesgos de inundación, así como tampoco elaboraron un plan de contingencia para enfrentar una situación de las características que acabamos de sufrir miles de trabajadores. Hicieron esto con la plena complicidad de los gobiernos de Cristina y Scioli, que no movieron un dedo para modificar la situación.



Por ese motivo, lo primero que desde la Tendencia Piquetera Revolucionaria (TPR) queremos decirles a todos los damnificados, así como al conjunto de los trabajadores, es que tenemos que movilizarnos para echar a los gobiernos de Macri y Bruera, denunciando la complicidad de Cristina y Scioli. Esta es una condición necesaria para acabar con el desgobierno de La Plata y la Ciudad de Buenos Aires, donde reina la especulación inmobiliaria en oposición a los intereses de los que habitamos ambas ciudades. Con ese planteo, llamamos a todos los damnificados, junto a las organizaciones de izquierda y populares, a impulsar con todas sus fuerzas la movilización convocada por la Asamblea de Saavedra para el próximo lunes 15/4 a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, así como también a continuar con la movilización popular que ya tuvo su expresión el pasado viernes a la Municipalidad de La Plata.



PARA TERMINAR CON LAS INUNDACIONES Y SUS EFECTOS DEVASTADORES, TENEMOS QUE TERMINAR CON LOS DESGOBIERNOS CAPITALISTAS



Las denuncias que ponen en evidencia la responsabilidad de Macri y Bruera son irrefutables.



En la Ciudad de Buenos Aires, durante 2012, “la ejecución presupuestaria alcanzó sólo el 24% de los $50 millones del programa ‘Desarrollo de la Infraestructura de la Red Pluvial’. En este último caso, la ejecución fue más baja aún en el rubro ‘Construcciones’: 12% de los $40,5 millones vigentes hasta el cuarto trimestre” ( La Nación, 7/4). A su vez, “el Ejecutivo también decidió recortar $61 millones de los $105 millones que el Tesoro preveía para estas obras, y reasignarlos a otro rubro, achicando el programa de financiamiento de la infraestructura de la red. De esta manera, los recursos del Tesoro destinados a la construcción de red pluvial pasaron a ser $40 millones a comienzos de 2012, de los cuales se ejecutó el 12 por ciento” ( ibídem ). Los propios vecinos de la Asamblea de Saavedra denuncian que Santilli, Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, les dijo que no habría obras hasta 2018.



“De los cinco arroyos que cruzan la Ciudad, en el único caso en que las obras han experimentado algún tipo de avance es en el Maldonado, que corre bajo la Juan B. Justo: el canal principal está finalizado, pero faltan los aliviadores, que permiten que las alcantarillas lleven el agua y no quede en las calles” ( Página 12 , 7/4). Las obras de los arroyos Vega y Medrano están paralizadas. “La infraestructura de la Ciudad está completamente igual que en la década del ’50. En estos últimos diez años se construyeron 25 millones de metros cuadrados nuevos producto de la especulación inmobiliaria. Y no se acompañaron con nueva infraestructura” ( ibídem ). Lo mismo sucede con el Barrio Mitre: el barrio se hizo en 1957, con el criterio de viviendas de emergencia para tres años y ya lleva 60 años. Nunca se hicieron las obras para cambiar esa situación y el DOT empeoró todo. El DOT bombea agua de sus tres subsuelos, inundando los barrios periféricos. “Vecinos del barrio Mitre denunciaron que para desagotar sus inmensas cocheras no dudó en bombear toneladas de agua sobre sus casas, ubicadas al otro lado de una breve calle” ( La Política Online, 2/4). Es necesario destacar que el dueño del DOT, Elsztain, es un aliado simultáneo de Macri y Cristina: juntos, el PRO y los K votaron toda una serie de leyes el año pasado para entregarle tierras públicas al servicio de sus negociados inmobiliarios.



En La Plata, “la Corte Suprema bonaerense advirtió en 2011 al intendente Pablo Bruera por ‘la relajación de normas destinadas a regular el uso del suelo’ al sancionar un nuevo Código de Ordenamiento Urbano. Hace dos años el alto tribunal hizo notar que el nuevo código reemplazaba algunos parámetros estrictos por ‘otras variables que sólo parecen tender a una mayor edificabilidad’, pero podrían provocar ‘un potencial riesgo a la estructura general de la ciudad’ (…) Un informe realizado en 2007 por los profesionales Pablo Romanazzi y Arturo Urbiztondo mostraba, luego de un trabajo de 5 años, la necesidad de encarar obras en la zona del arroyo El Gato, en Tolosa, que resultó particularmente castigada durante las tormentas de 2008 y de 2013 (…) Para la cuenca del arroyo El Gato -un curso de agua que forma parte del río Santiago y atraviesa San Carlos, Ringuelet y Tolosa, los barrios más afectados por la inundación-, la facultad planeó un ensanche desde el puente del Ferrocarril Roca hasta la avenida 19. Además, instó a que se impida que siga asentándose gente sobre el arroyo (…) Ese estudio fue entregado al intendente saliente en esos momentos, Julio Alak, y luego a su sucesor, Pablo Bruera; después, al gobierno de Daniel Scioli en la provincia, que inició el proceso para licitar las obras sugeridas. ‘Pero al final, tal vez por una cuestión de costos, nunca se licitaron’, dijo Romanazzi” ( Urgente 24 , 6/4). “La Corte bonaerense se refería a los cambios que impuso Bruera en el Código de Ordenamiento Urbano y al alejamiento de las facultades de ingeniería y arquitectura de las facultades del Consejo Único de Ordenamiento Urbano y Territorial (CUOT), un órgano con participación del municipio, el sector privado y la academia que supervisa –o debería hacerlo– los emprendimientos inmobiliarios en La Plata. Las facultades abandonaron el Consejo en desacuerdo con la nueva prioridad que traía la gestión Bruera: la construcción de edificios, viviendas, barrios privados, sin tener en cuenta otras necesidades del entorno: como la necesidad de que haya tierra disponible para que escurra el agua” ( Tiempo Argentino , 7/4).



Conclusión: los gobiernos de Macri y Bruera promovieron la especulación inmobiliaria en desmedro de la estructura general de ambas ciudades, y sobre esa base crearon las condiciones para que se desarrollara la devastación actual. Pero no solamente eso: ninguno de ellos elaboró planes de contingencia para actuar ante una situación de emergencia como la que se desarrolló a partir del temporal. En esta misma línea, el propio gobierno de Cristina ha paralizado el Sistema Federal de Emergencias: “El presupuesto nacional 2013 no deja lugar a dudas sobre la dependencia que está a cargo legalmente de coordinar la ayuda a damnificados. La unidad ministro del Ministerio del Interior recibió una partida de $ 195.052.537 para el programa denominado ‘Protección Civil y Prevención de Emergencias’. Desde 2007, el Ministerio del Interior recibió un promedio de 150 millones en cada presupuesto destinado al Sifem (…) Integrantes del gabinete nacional confirmaron a LA NACION que no fue puesto en marcha el Sifem (…) Ni siquiera frente a la quema de pastizales de 2008 se usó el Sifem. Tampoco durante la crisis por la gripe A en 2009. Pero en cada uno de esos años el presupuesto asignó 150 millones de pesos a Interior para la protección civil” ( La Nación , 7/4).



EL KIRCHNERISMO SE DESPEGA DE BRUERA Y MACRI PARA OCULTAR SU PROPIA RESPONSABILIDAD Y BLOQUEAR UNA MOVILIZACIÓN POPULAR INDEPENDIENTE



Frente a esta situación, el kirchnerismo ha salido a despegarse de Bruera y Macri para ocultar su propia responsabilidad y bloquear una movilización popular independiente. Algunos medios reproducen la versión de que en una reunión entre varios funcionarios, Alicia Kirchner le habría exigido la renuncia a Bruera. En esa misma línea, abundan en Página 12 y Tiempo Argentino, diarios kirchneristas, las denuncias a Bruera y Macri por su responsabilidad en la devastación generada a partir del temporal. En la Ciudad, los legisladores kirchneristas criticaron el monto de los subsidios anunciado por Macri como insuficiente. En ese mismo marco, el FAP de la Provincia de Buenos Aires se pronunció públicamente por la renuncia de Bruera, y Gerardo Milman del GEN y el FAP realizó una presentación judicial contra el Intendente. Se ha abierto, por lo tanto, una crisis política.



Sin embargo, dicha crisis expresa la pretensión del kirchnerismo de despegarse de los desgobiernos municipales directamente responsables por la masacre, al mismo tiempo que busca bloquear una movilización popular independiente que eche a esos gobiernos. El despliegue organizativo del gobierno nacional en La Plata y Barrio Mitre a través de ANSeS, el aparato represivo y el frente político kirchnerista “Unidos y Organizados” (UyO, encabezado por La Cámpora), tiene precisamente este objetivo. Esto ha sido explicitado por los propios militantes kirchneristas: “UyO funcionó en los últimos días como un brazo ágil a disposición del Estado. El frente cumplió dos misiones principales: ‘Por un lado, teníamos que asegurarnos de que las cosas llegaran a los que más las necesitaban y, por otro, tratar de desactivar los conflictos que se habían generado en las zonas más delicadas’, dijo a LA NACION el líder de una de las agrupaciones de UyO (…) Los dirigentes tienen desplegado un mapa de la ciudad de La Plata. Para el operativo se trazaron 38 zonas de los barrios más afectados, Tolosa, Villa Elvira, Los Hornos y San Carlos. Cada zona quedó a cargo de un ‘coordinador’. Cada uno de ellos hizo un relevamiento para detectar necesidades y focos de conflicto, según detalló a LA NACION un dirigente afectado a Los Hornos” ( La Nación , 7/4). “Desactivar los conflictos” no es otra cosa que terminar con los piquetes, las movilizaciones y las asambleas barriales.



Justamente, el kirchnerismo no ha impulsado ningún tipo movilización política para efectivamente echar a los gobiernos de Macri y Bruera. En el primer caso, ni siquiera ha insinuado esa posibilidad. En el segundo, Cristina se ha reducido a convocar a una “auditoría” para, supuestamente, determinar las responsabilidades de la situación en La Plata, que dictaminaría en 45 días. El FAP también forma parte de esta línea de complicidad con los gobiernos responsables de la devastación: sucede que a fines de 2012, en Rosario también se desarrolló una grave inundación responsabilidad del gobierno municipal del FAP, que generó la muerte de una mujer y la evacuación de 300 personas. Están tratando de patear la pelota para adelante con el objetivo de evitar la renuncia de Macri y Bruera en un marco de creciente convulsión política.



LO QUE LE PREOCUPA A LOS K Y EL PJ: EN LOS BARRIOS INUNDADOS “SE VIVE UN ESTADO ASAMBLEARIO PARECIDO AL DEL 2001”



De hecho, se ha hecho pública la preocupación de conjunto de los intendentes de que esta situación podría generar una irrupción popular contra los gobiernos: “Los intendentes peronistas del conurbano bonaerense están convencidos de que una buena parte de los cientos de miles de afectados impulsarán ahora fuertes protestas sociales. Temen que los inundados se transformen en ‘indignados’. La dirigencia consultada por Clarín cree que pronto habrá un número muy considerable de víctimas del agua manifestándose políticamente (…) ‘Esto recién empieza. Los dirigentes vamos a sufrir. Va a nacer un movimiento de protesta muy jodido y complejo’, se preocupó ante este diario un jefe comunal del PJ que controla uno de los más importantes distritos del conurbano y que pidió hablar en off the record (…) El malhumor bonaerense ya fue palpado por el gobernador Daniel Scioli y por la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner: fueron abucheados el jueves cuando intentaron visitar un centro de asistencia a los inundados. ‘Hay agitadores que no quieren que se los ayude’, dijo Kirchner. No fue la sensación que se llevó uno de sus aliados en los movimientos sociales que estaba presente cuando la funcionaria fue abucheada: ‘La gente está muy enojada y tiene razón’, dijo el dirigente a Clarín (…) ‘Se vive un estado asambleario parecido al del 2001’, describió la escena un concejal provincial de la oposición. Por las redes sociales ya se difunden convocatorias para lograr que los encuentros sean cada vez más numerosos” ( Clarín , 7/4). Sin ir más lejos, los vecinos de Villa Elvira, Villa Progreso y El Carmen (que conforman el límite entre La Plata y Berisso) cortaron la avenida 122 exigiendo mantas, colchones y agua; la respuesta del gobierno de Scioli fue enviar la Policía Bonaerense que reprimió y desalojó el piquete. En Los Piletones, Macri y el PRO atropellaron a un grupo de vecinos que salió a reclamarle por las inundaciones. Previamente, había enviado a la Policía Metropolitana a custodiar el DOT contra los vecinos del Barrio Mitre.



En oposición a la regimentación y represión kirchnerista-sciolista-macrista, los trabajadores tenemos que movilizarnos de forma independiente y exigir la renuncia de Bruera y Macri. La bronca contra los gobiernos responsables de la masacre tiene que traducirse en la convocatoria a asambleas en cada barrio, que voten movilizarse contra el poder político y por todos los reclamos de los damnificados. Los gobiernos de Macri y Bruera están deslegitimados y cuestionados por su responsabilidad directa en la masacre. En la crisis política en curso, los trabajadores tenemos que levantar nuestra propia salida, contra los desgobiernos capitalistas y a favor de todos los damnificados.



PROYECTO SUR Y MAREA POPULAR SON CÓMPLICES DEL KIRCHNERISMO



Frente a las inundaciones, Proyecto Sur y Marea Popular se sumaron a la campaña de solidaridad con las víctimas. Esto es muy correcto, y de hecho desde la TPR también les hemos acercado donaciones a los vecinos del Barrio Mitre y estamos organizando la recolección en las fábricas y los colegios para continuar con la solidaridad. Esto es muy importante porque, para poder discutir qué orientación política tienen que adoptar los damnificados y los trabajadores en general ante la devastación, hay que partir de organizar la solidaridad práctica con los afectados.



Proyecto Sur y Marea Popular, sin embargo, han decidido abstenerse de intervenir como un factor político independiente en toda esta crisis política, dando la espalda a la tendencia presente en los damnificados a oponerse a los desgobiernos capitalistas responsables de la masacre. Pino Solanas se limitó a denunciar tímidamente al equipo de gobierno de Macri, mientras que Marea Popular salió a plantear que “llamamos a las organizaciones sociales y políticas de la Ciudad a exigir una respuesta inmediata al Gobierno del PRO”. Ninguno de los dos planteó la necesidad de luchar contra Bruera. Sobre todo, el planteo de Marea Popular implica pedirle al gobierno del PRO que gobierne bien, cuando el problema es sacar la conclusión de que toda esta situación es responsabilidad del gobierno y que, por lo tanto, desarrollar el movimiento popular por los reclamos contra el gobierno, como parte de la lucha para echarlo. La lucha para echar al gobierno no se contrapone a exigirle la satisfacción de los reclamos sino que integra esos reclamos a una lucha más general para terminar con el desgobierno que ha generado la masacre.



Proyecto Sur y Marea Popular, en este sentido, desarrollan una orientación cómplice con el kirchnerismo. Su papel de bomberos de los gobiernos derechistas, junto con el kirchnerismo, ya se verificó cuando militaron para que el Estudiantazo de 2010 para echar a Macri se levantara y abandonara su planteo de exigir la renuncia del Jefe de Gobierno. Su adaptación al gobierno nacional y su oposición a desenvolver una movilización popular independiente pone de relieve su incapacidad para postularse como una oposición de izquierda al gobierno de Cristina.



LOS ANUNCIOS DE CRISTINA NO SOLUCIONAN LA SITUACIÓN DE LAS VÍCTIMAS DEL TEMPORAL



Cristina salió a anunciar un paquete de medidas para contener la bronca popular y bloquear una intervención independiente de los damnificados. Las medidas anunciadas por el gobierno nacional son: “Jubilados y pensionados que cobran el mínimo: se les otorgará por única vez un monto adicional equivalente a dos jubilaciones mínimas, es decir, $4.330. Será percibido en dos cuotas. El gobierno estimó que alcanzará a más de 70 mil jubilados y pensionados. Asignación universal por Hijo (AUH) y por embarazo: durante tres meses, se duplicará el beneficio, con lo que se cobrará $680. Estimó que alcanzará a 34.050 niños y más de 16 mil familias. También por tres meses, se duplicará el monto que los damnificados perciben por asignación familiar. Y se dará una ‘prestación adicional’ de $1.065 a quienes perciben seguro de desempleo. La Presidenta dijo que estas medidas alcanzarán a más de 153 mil personas, con una inversión de $400 millones (…) Por otra parte, Cristina dijo que se instrumentará una línea de crédito especial en el marco del Plan Procrear, con $1.400 millones para préstamos directos (sin sorteo) de hasta $50 mil, a 48 meses de plazo y tasa de entre 7 y 14% según el nivel de ingresos. Estimó unos 40 mil créditos. También anunció créditos de hasta $15 mil para adultos mayores a través de la tarjeta Argenta, a una tasa de 9,9%. Además, contó que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Corporación Andina de Fomento (CAF) comprometieron préstamos por US$ 120 millones” ( Clarín , 6/4). El macrismo saludó este paquete de medidas y anunció, además, un “subsidio, que se entregará en el marco de un régimen especial creado especialmente para la última tormenta, aumenta el monto para resarcir los daños en los inmuebles de $ 8000 a 20.000 pesos y establece un nuevo mecanismo de tramitación, más sencillo. Para el caso de los automóviles o electrodomésticos, el tope es de 8000 pesos” ( La Nación , 7/4).



Sin embargo, dichos anuncios están lejos de solucionar la devastación existente en La Plata, Capital Federal y el resto de las zonas afectadas.



Primero, porque Cristina pretende endeudar (con tasa de interés) a todos aquellos que hayan sufrido daños de gravedad en sus viviendas, que requieran arreglos estructurales. Ese sólo hecho coloca a los damnificados ante un dilema: o agarran el préstamo e hipotecan su salario; o rechazan el préstamo y mantienen sus viviendas destruidas o directamente pasan a una situación de calle. En cualquiera de los dos casos, implica un empobrecimiento brutal de toda la población víctima del temporal.



Segundo, porque los montos que efectivamente va a recibir un sector de los damnificados (jubilaciones, asignaciones, prestaciones adicionales) están muy por debajo del daño real que efectivamente generó el temporal. “Según datos oficiales preliminares del municipio platense, los 165.037 vecinos afectados en forma directa por la tragedia sufrieron un perjuicio de unos 4000 millones de pesos (…) La inundación, a su vez, dejó en la capital de la provincia daños patrimoniales por un valor estimado en 78.000 pesos en cada una de las 58.582 propiedades que resultaron afectadas directamente. Sólo en ese concepto el monto total de pérdidas ronda los 2337 millones de pesos (…) En las casas se calcularon daños en electrodomésticos -heladera, lavarropas, calefacción, televisión, computadora, por $ 18.000, en muebles por $ 25.000, en indumentaria por $ 20.000, en reparaciones por $ 10.000 y en e instalaciones diversas por $ 5000 (…) En el caso de los negocios, se estimaron pérdidas en equipos de computación y controladores fiscales ($ 8000); mobiliario ($ 12.000); stock de mercadería ($ 50.000); instalaciones ($ 5000) y reparaciones en general ($ 15.000). A ello se sumó una estimación de lucro cesante de un mes, promediado en 15.000 pesos y costos hundidos de alquiler, sueldos y pago de servicios por otros 15.000 pesos” ( La Nación , 7/4). “Recuperar los electrodomésticos y los muebles básicos ronda los $30.000 para una familia tipo de cuatro integrantes, según un promedio realizado por Infobae con los precios de mercado que ofrecen las principales cadenas” ( Infobae , 7/4). Sólo en La Plata, los costos ascienden a más de $4.000 millones, mientras que el paquete de Cristina, incluyendo los préstamos, no alcanza ni la mitad de esa cifra.



Tercero, porque entre sus medidas no anuncia ninguna para bloquear el aumento sideral de precios que los supermercadistas han impuesto en las zonas afectadas: “En los días siguientes a la tormenta, los platenses sufrieron otros perjuicios económicos que no figuran en el informe: los vecinos denunciaron que comercios ubicados en las zonas más afectadas aumentaron los precios de productos como agua, velas y lavandina (…) La Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires inició un relevamiento para determinar dónde se produjeron esos aumentos. Se constató, por ejemplo, la venta de paquetes de velas a $ 20 y del litro de leche a $ 14” ( La Nación , 7/4).



Cuarto, porque no realiza ninguna propuesta para efectivizar las obras públicas necesarias para terminar con las inundaciones, así como tampoco para elaborar los planes de contingencia. No querer echar a Bruera y Macri implica coexistir con el hecho de que ambos gobiernos no ejecutan las obras y no elaboran los planes de contingencia.



CRISTINA ENDEUDA A LOS DAMNIFICADOS Y NO SOLUCIONA LA DEVASTACIÓN PORQUE PREFIERE PAGAR LA DEUDA EXTERNA



Este planteo del gobierno nacional integra su política más general de saqueo de la nación en función de pagar la deuda externa y subsidiar a los capitalistas. Sin ningún tipo de reparo, el mismo 3 de abril, en plena crisis por el temporal, “el Gobierno dispuso separar otros 2335 millones de dólares de las reservas internacionales del Banco Central (BCRA) para atender los pagos de deuda previstos durante este año con organismos financieros internacionales o la correspondiente para cancelar otros pasivos oficiales ‘externos bilaterales’” ( La Nación , 4/4). El decreto “no contempla aún los pagos que tengan por beneficiarios a tenedores privados de papeles de la deuda argentina, un trámite que insumirá como mínimo la afectación de otros casi US$ 2300 millones en los próximos meses (…) a cambio de la afectación de las reservas el BCRA recibirá una vez más ‘una o varias letras’ del Tesoro nacional, a vencer en 10 años, emitidas en dólares, que tiene prohibido negociar (son intransferibles) y no le reditúan nada (…) el 58,7% de la porción fuerte (activo) del balance del BCRA es deuda pública (era de apenas 25,9% en 2008, recuerda Marcelo Capello, del Ieral)” ( ibídem ).



O sea que el gobierno revienta las arcas del Banco Central para pagar más de U$S 4.600 millones de deuda externa (que al tipo de cambio oficial son $23.690 millones, o $37.720 millones al ‘blue’), mientras escatima los fondos para los damnificados por el temporal. Los montos destinados al pago de la deuda superan ampliamente lo necesario para cubrir los daños de las inundaciones: tomando solamente como referencia el informe de la municipalidad de La Plata, la plata que Cristina va a pagar en deuda externa en estos meses es 6 veces o más superior a lo que necesitan los damnificados.



MANIPULAN EL NÚMERO DE FALLECIDOS PARA OCULTAR EL CROMAÑON DE MACRI Y BRUERA: CON LOS COMPAÑEROS MUERTOS NO SE JODE



Por otra parte, múltiples denuncias ponen de relieve que el número de fallecidos en la devastación es mucho mayor a lo anunciado de forma oficial por el gobierno de Scioli. “Las sospechas están fundadas en varios testimonios que afirman haber visto a menores ahogados y en la aparición de cuerpos en el hospital San Roque, de Gonnet, que no figuran en la nómina oficial, derivó ayer en una presentación judicial ante el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta (…) Gabriel Valenzuela, un vecino que realizó tareas de rescate durante el temporal en el barrio de Tolosa consideró que es imposible que haya habido sólo 51 muertos. ‘Que no mientan más. Yo estoy convencido que hubo más víctimas. Casi todo los que sufrimos la inundación conocemos a un muerto. Lo más sospechoso de todo es que no haya chicos en el listado oficial’” ( La Nación , 7/4). La manipulación oficial del número de muertos es indignante, cuyo objetivo es ocultar que estamos ante el Cromañon de Macri y Bruera.



VAMOS POR ASAMBLEAS EN LOS BARRIOS Y UN PLAN DE LUCHA PARA ECHAR A MACRI Y BRUERA Y POR TODOS NUESTROS RECLAMOS



La salida a la devastación sólo puede venir de la mano de los luchadores.



La enorme campaña de solidaridad que estamos protagonizando las organizaciones de izquierda y populares tiene que formar parte de una lucha política más general para impulsar una movilización popular con un planteo propio de los trabajadores.



Hay que convocar asambleas en los barrios, como ya lo han hecho los vecinos de Saavedra, e impulsar un plan de lucha planteando nuestra salida. Tomemos el ejemplo de La Plata donde los sindicatos junto a los partidos de izquierda, las organizaciones piqueteras y los movimientos populares pusieron en pie un comité de emergencia para centralizar la ayuda a los damnificados y el movimiento político de protesta contra los punteros barriales y el aparato de La Cámpora.



A la manipulación oficial del número de fallecidos, tenemos que oponerle un relevamiento en manos de las asambleas populares y las organizaciones de trabajadores, y exigir justicia por todos los muertos en las inundaciones.



Al paquete de medidas de los gobiernos de Cristina y Macri, tenemos que oponerle nuestro propio pliego de reclamos: no al endeudamiento de los damnificados, por la indemnización 100%; plan de obras públicas bajo control de los trabajadores, vecinos y especialistas; no al pago de la deuda externa. Las asambleas barriales tienen la tarea de empadronar a todos los damnificados para exigir las indemnizaciones y la asistencia estatal plena.



A la complicidad del kirchnerismo con los gobiernos de la Ciudad y de La Plata, tenemos que oponerle la movilización popular planteando: ¡Fuera Macri! ¡Fuera Bruera!



Este 1º de mayo, los damnificados se tienen que movilizar junto a los trabajadores a la Plaza de Mayo planteando toda esta agenda.



Llamamos al Frente de Izquierda a ponerse a la cabeza de esta lucha política, como parte de la lucha por estructurar una salida por izquierda contra Cristina, la derecha y el FAP.



Llamamos a todos los luchadores a incorporarse a la TPR para desarrollar esta pelea en los lugares de trabajo, de estudio y los barrios.



7 DE ABRIL DE 2013



TPR

No hay comentarios.: