4 abr. 2014

CONTRA EL AJUSTE, LA INFLACION Y LOS TARIFAZOS


Vamos a un paro activo el 10 de abril
El  10 de abril los trabajadores vamos al paro. Vamos a convertirlo en un paro activo, obrero y piquetero. No vamos a un paro ‘dominguero’. Sobran las razones para ello.
El gobierno de Cristina Kirchner, a contramano de sus dichos, descargó sobre los trabajadores un ajuste al mejor estilo de Cavallo, Menem o De la Rúa.
Inflación galopante, devaluación del peso y tarifazos es un cóctel que hace polvo los salarios y los ingresos populares. Hace tiempo que pagamos precios nuevos con salarios viejos.
La pretensión del gobierno de imponer topes salariales desnuda el interés de usar a los bajos salarios como herramienta contra la inflación. Nada de tocar las súper ganancias de las grandes empresas monopólicas ni los bancos. Para ellos no hay tarifazos y para los bancos habilitan leoninas tasas de interés que hacen más gravosas las deudas populares.
Los aumentos acordados  entre el 25% y 30% -por debajo de la inflación esperada- por dirigentes sindicales como Caló y Martínez, de la UOM y la UOCRA, sin consulta con sus bases y sin aplicar una sola medida de lucha, revela su pacto con el gobierno nacional y las grandes patronales.
Claramente, la larga lucha y firmeza de los docentes, el protagonismo de las bases que condicionó a su propia dirigencia se colocó en la vereda de enfrente. En la provincia de Buenos Aires, tras 17 días de paro a fondo, por tiempo indeterminado, no sólo quebraron los topes salariales sino que también bloquearon el avance del ajuste a la ya ajustada educación pública.
La convocatoria a este paro por las CGT de Moyano y Barrionuevo llega tarde. Los tiempos de ambas cúpulas sindicales no se ajustan a las demandas de los trabajadores sino a sus planes de cara a las elecciones del 2015. Por su lado, la CTA-Micheli elude la lucha a fondo y termina de furgón de cola de las CGT, y está influida por iguales especulaciones electorales.
Por abajo la bronca crece. De ahí que la batalla principal en este período es organizarla y poner en marcha todas las fuerzas susceptibles de ser movilizadas para quebrar el ajuste, luchar por el salario, defender el empleo y enfrentar la persecución a los luchadores. La larga huelga docente sirvió para calentar los motores. En ese camino está la necesidad de un verdadero plan de lucha.
Es la oportunidad para los luchadores populares de poner en pie, en la práctica, una unidad del combativismo sindical, la izquierda y los que luchan, por fuera de la acumulación electoral, con independencia en la acción y con programa propio. Por eso vamos a un paro activo el 10 de abril.
Y vamos al paro activo fogoneando la rebeldía de los trabajadores y el pueblo, en el camino de convertir esta democracia trucha de banqueros, monopolios y multinacionales en una democracia verdaderamente popular y antimperialista y por el bienestar de los de abajo.
  • Aumento compensatorio de emergencia de $3000 (por fuera de paritarias)
  • Salario Mínimo de $9000, ajustable por la suba de precios
  • Por salario acorde al costo de la canasta familiar
  • Eliminación del Impuesto al salario. No a la precarización laboral
  • 82% Móvil para jubilaciones y pensiones
  • Duplicación del pago a la Asignación Universal y los planes sociales
  • Absolución de los petroleros de Las Heras
  • Anulación de las condenas y procesamiento ya de todos los luchadores populares
  • Derogación de la Ley Antiterrorista
  • Estatización bajo control de los trabajadores y el pueblo de los servicios públicos, la banca, el comercio exterior y los recursos como el petróleo, la minería y el agua.

PRML – 03/04/2014

--
Órgano de Prensa del PRML
PARTIDO REVOLUCIONARIO MARXISTA LENINSTA

No hay comentarios.: