18 abr. 2011

CONVERGENCIA SOCIALISTA SE SUMA AL FRENTE DE IZQUIERDA

Durante muchos años, quienes conformamos CS batallamos contra los escépticos que sostenían que la izquierda nunca se uniría en las elecciones. Con paciencia militante, agitamos la necesidad de que los trabajadores contaran con una herramienta unitaria para enfrentar a los partidos patronales en este terreno, el menos favorable para los revolucionarios.

Más que por cuestiones de principios, nos impulsaba la convicción de que el ascenso de la clase obrera argentina, al igual que la mundial, crearía el marco propicio el surgimiento de un frente de estas características. ¡Finalmente sucedió y nos alegramos, igual que miles de compañeros y compañeras de todo el país!

Jorge Altamira y Néstor Pitrola del PO, “Chipi” Castillo y Miriam Bregman del PTS, o Juan Carlos Giordano y Liliana Olivero de IS, son algunos de los reconocidos luchadores y luchadoras que encabezarán las listas de izquierda. Los militantes de CS estaremos orgullosos de hacer campaña por ellos y por ellas.

Desde CS aportaremos a nuestros mejores compañeros y compañeras para que sean candidatos, y daremos una dura pelea para que aquellos que aún no lo han echo, se sumen de inmediato al Frente. Sólo con la unidad de todos los luchadores y las organizaciones socialistas y revolucionarias podremos derrotar la proscripción que nos quieren imponer el gobierno y la oposición patronal.

Es necesario para ello abrir a las listas a los dirigentes obreros reconocidos que no poseen partido. A las organizaciones que no cuentan con la legalidad electoral correspondiente. A los presos políticos que son rehenes del régimen para atemorizar a los luchadores. Hay que incluirlos a todos, para que se sumen cómo candidatos en un verdadero dream team de la izquierda consecuente.

Llamamos en primer lugar a los compañeros del Nuevo MAS, para que retornen al frente y discutan allí sus diferencias. Independientemente de las discusiones que hayan precipitado su alejamiento, los motivos para la construcción de esta alterativa unitaria se mantienen vigentes. Y se tornaran apremiantes en la medida que la cantidad y calidad de las luchas continué en aumento.

Convocamos también a los compañeros del MST y PCR que están apoyando a Pino Solanas y su partido, Proyecto Sur, que a diferencia de la izquierda es un fenómeno electoral anecdótico, sin sustento en las luchas obreras. Proyecto Sur es un intento del régimen de recoger por izquierda todo lo que escape al kirchnerismo, de manera de evitar que sea capitalizado por la izquierda revolucionaria.

Proyecto Sur tiene tan poco que ver con la izquierda, que no solo no levanta ningún punto programático que cuestione el poder o la propiedad de los grandes monopolios nacionales y extranjeros, sino que además convoca a la unidad a enemigos acérrimos de los trabajadores, como los radicales, los peronistas arrepentidos y el falso socialismo del gobernador de Santa Fe Hermes Binner. ¡Compañeros, aún están a tiempo, rompan con las variantes patronales y súmense al Frente de Izquierda y los Trabajadores!

Desde Convergencia Socialista, más allá del lugar que ocupen sus compañeros y compañeras en las listas y de las diferencias programáticas y metodológicas que mantenemos con los partidos que integran el FIT, nos sumamos desde ahora para militar con todas nuestras fuerzas para propagandizar la existencia del frente y sumar a todos nuestros simpatizantes y amigos a la campaña.

Por un frente para las elecciones y las luchas

Saludamos con gran satisfacción el lanzamiento del frente de izquierda, una herramienta más que necesaria para enfrentar la política proscriptiva del gobierno kirchnerista. La acertada decisión del PO, PTS e IS fue recibida con alegría y esperanza por decenas de miles de activistas, obreros y estudiantes, que simpatizan con la izquierda y que quieren que esta ocupe un lugar más importante en la escena política, algo más que merecido por su presencia constante en las luchas obreras y populares.

No es casualidad que los partidos más grandes del trostkismo, que han sido protagonistas de la mayoría de las luchas más trascendentales de la última década, no hayan sucumbido a la tentación de formar alianzas con el progresismo decadente del gobierno, ni con el más decadente aun, por lo devaluado, de Proyecto Sur.

Estos partidos, al igual que CS, formamos parte de un gran conglomerado de más de trescientas organizaciones políticas, obreras, estudiantiles, de los derechos humanos, etc., con los cuales constituimos el corazón de las luchas más consecuentes contra los planes de explotación y saqueo que aplica Cristina para complacer a las multinacionales.

Somos la punta del iceberg de decenas de miles de activistas que en todo el país se movilizan para llenar la Plaza de Mayo los 24 de marzo, para evitar los despidos y la represión en Kraft; para conquistar los nuevos sindicatos, como el de Subterráneos y el SITRAIC, y echar a patadas a las patotas de la burocracia sindical.

Y como olvidar a los miles que marchamos en todo el país para repudiar el asesinato del militante Mariano Ferreira e impusimos la prisión a Pedraza, un hecho sin precedentes en nuestro país.

Los analistas burgueses querrán restarle brillo a lo que es, sin miedo a equivocarme, la noticia más importante de estas elecciones. No solo por mérito de la propia izquierda, que lo tiene, sino por la triste imagen que dan los candidatos del oficialismo y la oposición burguesa, incluido Pino Solanas.

El argumento que más esgrimirán es que el frente sería producto de la especulación electoral. Que si la izquierda fuera dividida, los pocos votos que obtendría no le servirían para mantener la legalidad. Pero, en primer lugar, ¿no han sido el propio gobierno y la oposición los que aprobaron la reforma electoral?, entonces ¿Por qué tanta preocupación por un rival que, según parece, no atraería al electorado?

La respuesta está al alcance de la mano. El espacio de la izquierda ha crecido descomunalmente en los últimos años, y ese crecimiento se expresará en una cantidad importante de votos en las próximas elecciones. No es el espanto lo que une a la izquierda, es la presión del activismo que gana liderazgo en los sectores obreros, estudiantiles y barriales, y que tiene plena confianza que esa simpatía y respeto de las masas tendrá su correlato en las urnas.

Desde Convergencia Socialista invitamos a todos los lectores de nuestro periódico a que nos acompañen en la construcción de este frente, al que nos hemos sumado de forma incondicional, y al que le aportaremos nuestra humilde pero nada desdeñable experiencia, atesorada a lo largo de estos casi quince años.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Bienvenidos!!

Fernandez, Lia dijo...

Proletarios de todo el mundo, unios!