31 mar. 2014

LA LUCHA DOCENTE QUEBRO LOS TOPES SALARIALES Y LE TORCIO EL BRAZO AL AJUSTE


Buenos Aires / La lucha docente quebró los topes salariales y le torció el brazo al ajuste


La lucha docente quebró los topes salariales

y le torció el brazo al ajuste

Tras 17 días de huelga de la docencia, el Frente Gremial y el gobierno de Scioli llegaron a un acuerdo. Cómo se alcanzó esta situación y qué condiciones quedan de acá en más son materia de una profunda reflexión.

Baradel y compañía cocinaron el acuerdo salarial lo más lejos posible de las asambleas docentes; luego, salió por los medios a levantar el paro cuando en algunos lugares todavía se estaba discutiendo. Esta maniobra a espaldas de los trabajadores no nos debe sorprender. La lucha docente tenía sumamente preocupada a la conducción de Suteba, ya que había surgido por un desborde de la masa trabajadora que incluyó un avance de las posiciones de izquierda, y representó una seria amenaza para la hegemonía celeste. A su vez, si a Baradel no le resultaba incómodo confrontar con Scioli, en todo momento operó para contener un estado de rebelión que inquietaba al propio gobierno nacional. Sin embargo, esta conducta oportunista no debe hacer perder de vista algunos elementos.

Respecto al aumento acordado, el mismo es insuficiente y profundiza el achatamiento salarial, además de ser en cuotas. Sin embargo, está bastante por encima de la primera oferta del gobierno, que al comienzo de marzo se rasgaba las vestiduras afirmando que no había más plata. La lucha docente levantó el techo salarial de cara a las próximas paritarias.

A su vez, el nivel de movilización de la docencia fue enorme. Ese protagonismo de la base, que condicionó el accionar de la burocracia y empujó hacia adelante a los sectores más escépticos es la garantía de que, en un corto plazo, la lucha se retome desde el elevado piso que dejó esta etapa.

Al respecto podemos decir que quedó pendiente avanzar en convertir a los sectores combativos en la verdadera conducción de la huelga, habida cuenta de la enorme legitimidad con la que contaron los referentes de la oposición y de los autoconvocados. No parece que sea necesario denunciar el carácter oportunista de la burocracia, tanto de Suteba como de la CTERA, condicionando la lucha a los intereses del oficialismo kirchnerista. Más que exigirles que se pongan a la cabeza de una lucha que no quieren dar, hace falta avanzar en superarlos en los hechos con unidad con el conjunto de los sectores combativos, la izquierda y los que luchan, en el ámbito de la provincia y a nivel nacional con los gremios que están peleando.

Por otra parte, en esta huelga no solo se jugaba el tema salarial de los maestros, ya que la misma se desarrolló en medio de la aplicación, por parte del gobierno nacional, de un ajuste en toda la línea contra el pueblo trabajador. La huelga docente fue la punta de lanza de la lucha contra el ajuste, demostró que entre los trabajadores prima la voluntad de combate contra el mismo y dejó planteada la necesidad de no andar dependiendo de los tiempos de una burocracia sindical que, si bien enfrenta la política económica del gobierno, tiene la cabeza puesta en los armados electorales de 2015. Es el sindicalismo combativo el que se tiene que poner a la cabeza de esta pelea para poder librarla a fondo.

La pelea docente fue la primera gran batalla de los trabajadores en un año de inflación, tarifazos y topes al salario. Retomando su ejemplo, llamamos al conjunto de los luchadores, los sectores combativos y la izquierda a trabajar por hacer de la convocatoria al paro del 10 un verdadero paro activo, en el camino de avanzar en un plan de lucha que derrote el ajuste del kirchnerismo acompañado por la derecha en la oposición, dándole forma a un centro coordinador como la fuera en su momento la ANT, para que la crisis la paguen las multinacionales, los monopolios y los banqueros.

PRML, 30 de marzo de 2014
no transar

Órgano de Prensa del PRML

No hay comentarios.: