22 may. 2013

LA FUBA Y LA LUCHA POR LA DEMOCRATIZACION


La FUBA y la lucha por la democratización
La Federación Universitaria de Buenos Aires llama al movimiento estudiantil a luchar por la democratización de la Universidad.
La FUBA reivindica la pelea del año 2006, cuando a partir de la candidatura de Alterini -funcionario de la dictadura- miles de estudiantes nos movilizamos para denunciar la estructura antidemocrática de la Universidad y logramos suspender en reiteradas ocasiones la Asamblea Universitaria. Este reclamo se expandió y el movimiento estudiantil en todo el país tomó como bandera luchar en contra de que una minoría profesoral sea la que determine un destino educativo ligado a los negocios, los vínculos con empresas, la falta de presupuesto y en definitiva la privatización.
El gobierno de Kirchner actuó, y cedió las instalaciones del Congreso Nacional y la Policía Federal para reprimir a los estudiantes en 2006 y 2009. De este modo, Hallú fue elegido dos veces. El rector kirchnerista fue la cabeza de un pacto que no sólo incluyó al oficialismo, sino también a radicales y hasta macristas. Las falsas promesas “democratizadoras” vinieron de la mano de la profundización de la política previa: carencias presupuestarias (miles de ad honorems, falta de becas, crisis edilicia, recursos propios), aplicación de la LES y la Coneau , persecución judicial a estudiantes, vínculos con la minería contaminante ( La Alumbrera ) y otras empresas como Monsanto y Ledesma, así como se incrementó la precariedad laboral, por nombrar algunos ejemplos.
Con este balance a cuestas, Hallú pretende la rereelección, para seguir sosteniendo su proyecto de orientación privatizadora y antidemocrática. Otro candidato es Barbieri, que también es kirchnerista (vinculado fuertemente a De Vido), y actual Vicerector –es decir, protagonista de la gestión de Hallú-. Su facultad, Económicas, es ejemplo perfecto del pacto político de la UBA , pues la dominan radicales y kirchneristas, y de la orientación social que los une, ya que reina en ella la privatización, los convenios con empresas, el pase de contenidos del grado a los posgrados pagos. Hallú y Barbieri, socios actualmente, son dos caras de la misma moneda, gobernando contra los intereses de la masa estudiantil, docente y no docente, y por eso el movimiento estudiantil los enfrenta.
La FUBA rechaza tajantemente todo proyecto privatista y antidemocrático. Por eso rechaza cualquier intento rereeleccionista de Hallú o su reemplazo por Barbieri. Reafirma su independencia política de todos los decanos, decanos que representan la privatización y el ajuste dentro de nuestra universidad. Ratifica su lucha por la reforma de los estatutos y la democratización, para poner la UBA en manos de estudiantes, docentes y no docentes, luchando por el financiamiento único estatal, la autonomía universitaria, contra la LES y la Coneau , por el fin de la precarización de los docentes y no-docentes, y por una Universidad de los trabajadores y el pueblo.
Resolvemos la salida de un afiche con las consignas: “Vamos por la Democratización. No a la rereelección de Hallú, ni su reemplazo por Barbieri. Ningún decano o variante del ajuste y la privatización. Por una universidad de los trabajadores y el pueblo”.
La FUBA y la lucha por la democratización
La Federación Universitaria de Buenos Aires llama al movimiento estudiantil a luchar por la democratización de la Universidad.
La FUBA reivindica la pelea del año 2006, cuando a partir de la candidatura de Alterini -funcionario de la dictadura- miles de estudiantes nos movilizamos para denunciar la estructura antidemocrática de la Universidad y logramos suspender en reiteradas ocasiones la Asamblea Universitaria. Este reclamo se expandió y el movimiento estudiantil en todo el país tomó como bandera luchar en contra de que una minoría profesoral sea la que determine un destino educativo ligado a los negocios, los vínculos con empresas, la falta de presupuesto y en definitiva la privatización.
El gobierno de Kirchner actuó, y cedió las instalaciones del Congreso Nacional y la Policía Federal para reprimir a los estudiantes en 2006 y 2009. De este modo, Hallú fue elegido dos veces. El rector kirchnerista fue la cabeza de un pacto que no sólo incluyó al oficialismo, sino también a radicales y hasta macristas. Las falsas promesas “democratizadoras” vinieron de la mano de la profundización de la política previa: carencias presupuestarias (miles de ad honorems, falta de becas, crisis edilicia, recursos propios), aplicación de la LES y la Coneau , persecución judicial a estudiantes, vínculos con la minería contaminante ( La Alumbrera ) y otras empresas como Monsanto y Ledesma, así como se incrementó la precariedad laboral, por nombrar algunos ejemplos.
Con este balance a cuestas, Hallú pretende la rereelección, para seguir sosteniendo su proyecto de orientación privatizadora y antidemocrática. Otro candidato es Barbieri, que también es kirchnerista (vinculado fuertemente a De Vido), y actual Vicerector –es decir, protagonista de la gestión de Hallú-. Su facultad, Económicas, es ejemplo perfecto del pacto político de la UBA , pues la dominan radicales y kirchneristas, y de la orientación social que los une, ya que reina en ella la privatización, los convenios con empresas, el pase de contenidos del grado a los posgrados pagos. Hallú y Barbieri, socios actualmente, son dos caras de la misma moneda, gobernando contra los intereses de la masa estudiantil, docente y no docente, y por eso el movimiento estudiantil los enfrenta.
La FUBA rechaza tajantemente todo proyecto privatista y antidemocrático. Por eso rechaza cualquier intento rereeleccionista de Hallú o su reemplazo por Barbieri. Reafirma su independencia política de todos los decanos, decanos que representan la privatización y el ajuste dentro de nuestra universidad. Ratifica su lucha por la reforma de los estatutos y la democratización, para poner la UBA en manos de estudiantes, docentes y no docentes, luchando por el financiamiento único estatal, la autonomía universitaria, contra la LES y la Coneau , por el fin de la precarización de los docentes y no-docentes, y por una Universidad de los trabajadores y el pueblo.
Resolvemos la salida de un afiche con las consignas: “Vamos por la Democratización. No a la rereelección de Hallú, ni su reemplazo por Barbieri. Ningún decano o variante del ajuste y la privatización. Por una universidad de los trabajadores y el pueblo”.

No hay comentarios.: