25 sep. 2015

PARTIDO REVOLUCIONARIO DE LOS TRABAJADORES: "¿ORGANIZACION SINDICAL O DIRECTORIOS DE EMPRESAS?"

¿Organización sindical o directorios de empresas?

24/09/2015
Por 
Por estos tiempos escuchar en un reportaje a un secretario general de un sindicato es, nada más ni nada menos, como escuchar a un directivo más de una empresa.
En un reportaje en C5N, Ricardo Pignanelli se dedicó por casi diez minutos a encarar los problemas de os trabajadores desde una visión bien de clase, de la clase dominante. Desde un discurso populista, anclado en la posibilidad de una salida bajo un modelo industrial de Capitalismo “humano y bueno”, se encarga de proporcionar soluciones a los negocios, y lo intenta, emparentándolo como algo bueno para los trabajadores porque aseguraría las fuentes de trabajo y el no volver a tiempos “neoliberales”.
Pero en esta oportunidad queremos hacer referencia a todos los aspectos humanos que quedan relegados a la hora de planificar la producción a niveles mundiales, basados solamente en la obtención de plusvalía y al incremento de las ganancias.
Es fundamental para comprender el fenómeno actual, que las instituciones ya creadas en este Estado están al entero servicio de los monopolios, ya sean de orden gubernamental, represivas, sindicales, etc.
El SMATA funciona dentro de las compañías como un departamento más de sus estructuras. El departamento de calidad, de ventas, de compras, de producción cada uno destinado a un objetivo particular pero en el sentido único de la ganancia, el departamento sindical hace lo mismo, haciendo las veces de contener, amedrentar y castigar la organización para la lucha que se va gestando al pie de la máquina, donde los trabajadores empezamos a generar los lazos de unidad que tanto nos hacen falta.
Bajo esta concepción, es que Pignanelli encara su discurso, y como un directivo más se preocupa por la productividad, por las cantidades a producir y por la generación de puestos de trabajo, entendiendo él que generar puestos es equivalente a la obtención de plusvalía, objetivo que mueve a cualquier empresario.
Se olvida intencionalmente este señor de la cantidad de accidentes, de lesiones graves que se multiplicaron en los últimos años, al mismo ritmo que se multiplicaron las ganancias, ya que con la generación del autopartismo “nacional” lo más importante no era la generación de puestos de trabajo sino que éstos tenían que ser sumamente baratos para así achicar los costes de producción a como dé lugar.
No se plantea en ningún momento, ni siquiera desde la mentira, poner sobre la mesa los problemas que se respiran día a día en las casas de familia, en cada ronda de mate o en cada línea de producción: la devaluación que ya ha sufrido nuestro poder adquisitivo vía inflación, vía impuesto a las ganancias como así también con los mentirosos ajustes trimestrales que jamás han cubierto las expectativas de los laburantes; la falta de perspectiva a futuro que hay por el permanente chantaje que sufrimos; la exposición a permanentes accidentes o el poco tiempo que como fuerza de trabajo servimos para lo que hacemos, debido a los ritmos de producción; y así tantos temas para desarrollar.
Esto no se banca más, se llenan la boca hablando de lo que generamos como laburantes, pero vemos pasar por delante de nuestras narices millones y millones, y todo para que cada vez menos manos se lo expropien.
Así, se torna más urgente la profundización de construir herramientas propias de los trabajadores para enfrentar estos problemas que se nos presentan por delante, generar asambleas propias en los sectores de trabajo, romper con el aislamiento que nos han impuesto en los últimos años porque lo que pasa en cada lugar se multiplica en lo del compañero vecino.
No hay fórmulas, pero si necesidades de empezar a quebrar lo ya impuesto, lo que en teoría nos venden que “es así para siempre”.
No es así para siempre y ellos lo saben, por eso machacan tanto para no perder un control que ya no tienen.

No hay comentarios.: