2 nov. 2017

COVERGENCIA SOCIALISTA DE COMBATE: ¡GENDARMERIA... NI OLVIDO, NI PERDON!


Por Nicolás Riu 

La editorial del diario La Nación del miércoles 31 constituye una enorme provocación contra los organismos de derechos humanos, las organizaciones comprometidas con la Memoria, la Verdad y la Justicia, la izquierda y el conjunto de la clase trabajadora argentina, ya que reitera, como es habitual en ese medio, su llamado a cerrar el Caso Maldonado valiéndose de falsas teorías y elucubraciones.

Quienes junto a Clarín y otros pasquines se han dedicado a atacar al pueblo mapuche, ahora dicen que la sociedad debería pedirle “perdón a la Gendarmería para subsanar el daño y dolor” que le habrían ocasionado “de modo tan artero y equivocado” quienes denunciaron a esa fuerza por un “falso secuestro” e impulsaron multitudinarias movilizaciones reclamando “aparición con vida” y castigo a los culpables.

Para La Nación, quienes actuaron “sin disparar sus armas de fuego” serían las pobres víctimas de un gran complot, luego de haber sido agredidos por mapuches violentísimos, mediante “numerosos impactos de piedras y elementos contundentes.” Por eso, “En cualquier lugar del mundo la acción de las fuerzas del orden frente al corte violento y prepotente de una ruta hubiera parecido de una levedad inapropiada.”

Según este diario Santiago se habría ahogado por impericia: “Los violentos huyeron y se lanzaron a cruzar el río en busca de un lugar más protegido. Entre ellos estaba Santiago Maldonado…” que “Sin las habilidades físicas de los mapuches, dado que no sabía nadar, y con una gruesa carga de ropa, según surge del resultado de la autopsia, no habría podido llegar por sus propios medios a la orilla opuesta”.

Con este relato, que por mentiroso no difiere de los que escribían los plumíferos kirchneristas para ocultar otros crímenes - como el de Julio López - tiene el propósito de hacer aparecer a los gendarmes como “carmelitas descalzas”. Sin embargo, cuando la ruta que estos debían despejar ya estaba libre, organizaron una cacería brutal e indiscriminada contra los luchadores mapuches, que se expresa claramente en videos y otras pruebas.

¡En ese contexto y no otro, perdió la vida Santiago! Por lo tanto, Gendarmería y quienes dieron las órdenes son responsables directos de su muerte, haya ocurrido por congelamiento - al tirarse al agua helada del río Chubut para huir de la represión - por haber sido desnudado y torturado por los uniformados, o por otras razones que será necesario descubrir mediante una investigación que vaya hasta el final.

La Nación, Clarín y compañía quieren “cerrar” el Caso Maldonado porque son conscientes de que su secuestro abrió una gran crisis en las entrañas del régimen, que no se cerró con el triunfo electoral del macrismo, ya que la mayoría del pueblo argentino y amplísimos sectores de la “opinión pública” mundial, entienden que Santiago fue asesinado por un estado represor que defiende a Benetton y Lewis y demás depredadores de la Patagonia.

Los periodistas de este diario sufren porque saben que Santiago Maldonado dejó de ser un “artesano bohemio” que viajó para solidarizarse con la lucha de los pueblos ancestrales, para convertirse en un mártir y bandera de lucha de millones a lo largo y a lo ancho del país y del mundo. Un símbolo de rebeldía que no podrán liquidar sin derrotar la cada vez más intensa y extensa resistencia obrera y popular. 

La movilización a Plaza de Mayo de este miércoles, al cumplirse el tercer mes de la desaparición de Santiago, es una expresión clara de que la pelea por Justicia continuará y se profundizará, empalmando con cada una de las luchas reivindicativas elementales de los trabajadores y el pueblo en un contexto en el cual las brasas del Argentinazo no pudieron ser apagadas por los bomberos del capitalismo.

No hay comentarios.: