23 nov. 2007

WAL-MART LLEGO A CORRIENTES: UN GIGANTE QUE DA MIEDO Y CON RAZON

Este año el hipermercado abrió sus puertas en Corrientes, entre críticas y denuncias. Una cadena mundial que es famosa por la explotación a sus empleados y por destruir las economías locales más que por “sus precios bajos todos los días”. La otra cara del gigante que ni la publicidad mediática ni los gobiernos quieren contar.

Con un poderío mundial y legislaciones nacionales e internacionales a su favor, las multinacionales condicionan diariamente la vida de todos, creando guerra reales y de mercad, entretejidas en gobiernos y medios de comunicación, desplegando un enorme poder de propaganda y apropiándose de los mercados, desde la producción hasta la compra directa del consumidor. Una clara muestra de cómo operan las concentraciones corporativas.
Wal-Mart es actualmente la empresa más grande del mundo, ocupa el lugar 19º de las 100 economías más grandes del planeta, superando a países como Suecia, Noruega y Arabia Saudita. Es la mayor compañía de ventas directas al consumidor en Estados Unidos, Canadá y México; en este último país, la cadena tiene el 54% del mercado total en sus manos. Esto le da un poder tremendo sobre consumidores, productores, proveedores y políticos.
Los supermercados Wal-Mart globalizan la inequidad a bajo precio. La clave del éxito son los bajos salarios y la ruina de los proveedores. Wal-Mart se esta convirtiendo en una marca de fábrica global parecida a Mc Donald o Coca Cola, monopolizando el mercado planetario al por menor.
Une de sus estrategias de apropiación corporativa en países consiste en incorporarse a un nuevo mercado, la corporación nunca se abre directamente al público. En su lugar compra una compañía que está operando perfectamente y toma lentamente su control. Primero elimina a un gran competidor, luego gana real estatus y sus empleados crean una presencia masiva en el ámbito publicitario local.
Exprimen a los proveedores y a los productores. Estos supermercados se abastecen de proveedores más baratos de ultramar, donde se pagan salarios bajos por el trabajo y no se respetan los derechos humanos ni los estándares de medio ambientales. En el Reino Unido cierran cada semana 50 tiendas especializadas como carnicerías y panaderías, y un productor o trabajador de granja se quita la vida. Estamos ingresando al fondo de un vasallaje donde cada uno pierde, principalmente el consumidor.
El cliente promedio de Wal-MArt sabe por qué elige al gigante minorista. La experiencia integral de compra con bajos costos que ofrece la cadena puede ser la salvación de familias que andan cortas de dinero en estos tiempos de dificultades económicas. Sin embargo, muchos no tienen en cuenta lo siguiente: los artículos de Wal-Mart les cuestan mucho más que el precio de etiqueta de un paquete de fideo si se tiene en cuenta sus políticas, caracterizadas por combatir a los sindicatos, exterminar a los comercios, asfixiar a los proveedores, pagar bajos sueldos, explotar a los trabajadores, importar productos chinos y financiar organizaciones antisindicalistas.
Aquí están, estos son los tiranosuarios del mercado global, condicionando desde quién y dónde produce, hasta lo que llega al consumidor, con qué calidad y precio, pasando por los procesadores y distribuidores. Encabeza la lista Wal-Mart, cuyas ventas son casi iguales a la suma de sus cuatro competidores más cercanos: Carrefour, Metro, Ahold y Tesco.
Cuando el New York Times comenzó a hablar de la “walmartización” se refería a como Wal-Mart había presionado la baja de salarios y la seguridad social de los trabajadores en sus tiendas en Estados Unidos. Situación que se repite por todo el mundo donde se instala, además de liquidar a las tiendas locales pequeñas, efecto que tienen todos estos grandes supermercados.
Mientras el capital registra el globo en busca de trabajadores más baratos y maleables, y mientras los países pobres recurren a las multinacionales para que les provean empleos y abran mercados de exportación, Wal-Mart y China se han constituido en la empresa conjunta de capital de riesgo más extrema, su simbiosis influye en las condiciones de trabajo y consumo de todo el mundo. El 80% de las 6 mil fábricas que proveen a Wal.Mart están en China.

La expansión del monstruo es imparable.

La expansión de Wal-Mart sigue siendo imparable. En septiembre de 2003, el centro comercial anunció la continuidad de la proliferación agresiva de sus unidades durante el ejercicio económico comenzado el 1 de febrero de 2004.
En abril de 2004 las operaciones internacionales de la compañía incluían un total de 1494 unidades en los siguientes países: México 641, Reino Unido 267, Canadá 236, Brasil 144, Alemania 92, Puerto Rico 53, China 35, Corea del Sur 15, Argentina 11.
Sus ventas internacionales fueron 47,5 millones de dólares, con un aumento del 16,6% sobre el año precedente. En esta guerra de precios bajos pierde el consumidor, el medio ambiente y las comunidades. Cada día precios más bajos, desató una guerra de precios en los supermercadso donde resultan perjudicados las cadenas y comercios sin fuerza en su poder de compra.

Una compañía obsesivamente anti-sindicatos.
DIRECTIVOS. Hernán Carboni, Osvaldo Masteirin y Darío Rosa.


Uni-Comerce, el sindicato global de los trabajadores del comercio caracterizó a esta corporación como “una compañía obsesivamente anti-sindicatos, en el país y en el extranjero”. La corporación “construye sus ventajas competitivas con bajos salarios, bajos precios y apretando a los proveedores. Con la tasación rapaz de sus compras puede obligar a sus competidores grandes y pequeños a salir del negocio”, afirmó Uni-Comerce. “por todo el mundo, Wal-MArt es la amenaza más seria para el empleo, los salarios y las condiciones de trabajo en el comercio”.
“Cualquier país o región que tenga almacenes predominantes más pequeños recibirá una sacudida eléctrica por el formato de la super tienda”.
En cinco o seis años estaremos hablando de 5 mil o 6mil almacenes Wla-Mart fuera de Estados Unidos.
Por cada dos empleos que crea Wal-Mart, la comunidad pierde tres. Y el salario de esos dos empleos nuevos son inferiores al salario que percibían los tres que se perdieron.
George Millar, congresista de Estados Unidos, dio a conocer un informe sobre Wal-Mart documentando muchos abusos sobre los empleados de sus tiendas, incluso una denuncia anterior del Washington Post de que Wal-Mart utilizaba fuerza de trabajo infantil.
Este imperio mundial ha sido construido sobre un historial de violaciones a los derechos laborales, de intimidación y combate a la sindicalización de los trabajadores, de discriminación racial y sexual, de pagar salarios de hambre y de conseguir los precios más bajos del mercado, proveyéndose en maquilladoras con condiciones de extrema explotación. Desde 1995 ha enfrentado en Estados Unidos más de 70 procesos legales por actividades antisindicales y múltiples procesos en otros órdenes, incluyendo pagar multas por más de 12 mil dólares en tres estados del país del norte por destrucción y ocultación de evidencias en caso de demandas de empleados y clientes contra la empresa.
Es un informe publicado por “Le Monde Diplomatique”, titulado “Resistencias Populares en Estados Unidos: La Batalla contra los Hiper”, se daba cuenta que en el Estado de Iowa la llegada de Wl-Mart produjo el cierre de 7236 comercios en el término de 10 años. Es decir del 50% de sus almacenes, el 45% de sus ferreterías y el 70% de los negocios indumentarios. Más detallado según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Iowa, en la primera década a partir de que Wal-Mart se instalara en este estado, se cerraron: 555 tiendas de comestibles, 298 ferreterías, 293 tiendas de material para la construcción, 161 tiendas de variedades, 158 tiendas de ropa femenina, 153 tiendas de calzados, 116 farmacias y 111 tiendas de ropa para hombres y niños. Todas estas pérdidas atribuidas a la presencia de Wal-Mart. Si bien en la década pasada no había conciencia del desastre que significaba el cierre de una fábrica por más pequeña que sea, para mucha gente era lo mismo una fábrica que un hipermercado, hoy sabemos que no es así.
Hace aproximadamente cinco años, después de que los carniceros en Jacksonville Texas, votaran a favor de la sindicalización, la dirección optó por vender cortes de carne preenvasados y anunció que no contrataría carniceros en ninguna de sus tiendas. Para Wal-Mart las demandas sindicales impiden que sus tiendas sean rentables, por ende, cuando comienza a tener reclamos amenaza con cerrar.
Pero para que ir tan lejos, “el gran problema en Villa Pueyrredón (Buenos Aires) empezó cuando vino Wal-Mart, tal es así que los comercios de los alrededores del gigante se fundieron todos, no quedo ni uno parado. Y no hablo solamente del mío, de productos alimenticios, sino de todos en general, tanto de las ramas textiles, de calzados, etc.; barrió con todo”, afirma Horacio Muntabski, comerciante del lugar.
A diferencia de lo que ocurre en nuestro país y sobre todo en nuestra provincia, en muchos estados del gran país del norte la instalación de estos gigantescos centros comerciales se deben someter a referéndum populares. Gracias a esta metodología, Wal-Mart no pudo ingresar a: Greenfield en 19934, Inglewood (Los Angeles) en 2004, Staughton (Wisconsin) en 2005, Avondole (Arizona) en 2005 y en Miramar (Florida) también en el 2005.
Pero ahora, en estos días, Wal-Mart tendrá que rendir cuentas en la Cámara de Diputados de la Nación sobre la política antisindical de la empresa denunciada semanas atrás por Página 12. La Comisión de Legislación del Trabajo presidida por el diputado Héctor Recalde aprobó por unanimidad citar a directivos de la compañía de capitales norteamericanos para que den explicaciones. También el Ministerio de Trabajo abrió un expediente para analizar la persecución gremial denunciada por delegados de la sucursal de Avellaneda.
Además el diputado Santiago Ferrigno presentó una iniciativa ante la Comisión de Legislación del Trabajo, donde expresó su preocupación por la participación en los cargos directivos de Wal-Mart de ex miembros de las Fuerzas Armadas que participaron en la última dictadura militar. “Es un hecho que debe ser repudiado públicamente y sobre el cual la mayoría de la Cámara debe dejar sentada su posición”, dijo el legislador.
La nueva comisión interna de trabajadores de la sucursal Avellaneda de Wal-Mart denunciaron mediante una carta ante el presidente Néstor Kirchner, las diversas estrategias para neutralizar la organización gremial. En la Carta que fue entregada por Hebe Bonafini al Secretario General de la Presidencia, Oscar Parrilla, dice “como método de división de los trabajadores aplica premios y castigos que no tienen ningún tipo de control del Ministerio de Trabajo, eso facilita que Wal-Mart pueda llevar adelante una práctica antisindical y discriminatoria”. También denuncian otros tipos de atropellos, como el hecho de que los trabajadores son obligados todos los días a cantar un himno de la compañía “como muestra de adhesión a la empresa, práctica que arremete nuestra dignidad”, dice el texto de denuncia de los trabajadores.

¿Quién los dejó entrar?


Pero aquí, en la justicia de nuestra provincia, ya fue presentado un pedido por parte de un reconocido ingeniero, para que se investigue penalmente a “Wal-Mart Argentina S.R.L.” y a “Entretenimientos y Servicios S.R.L.” por los supuestos delitos de “estafa a la administración pública, falsedad ideológica en una actuación pública oficial y asociación ilícita”. Hechos delictuales, dolosos e intencionales para su propio beneficio en la tramitación del Expediente 540-0745-2006, cuya tramitación se realizó ante el Instituido Correntino del Agua y del Ambiente (ICAA), en donde las firmas comerciales Wal-Mart Argentina SRL y Entretenimientos y Servicios SRL buscan sus declaraciones de impactos ambientales (DIA) para la implementación de un “hipermercado y shoping integrado al casino actual” en los terrenos del ex Hipódromo General San Martín, extendiéndose estos delitos también perpetrados en los Expedientes Municipales Nº 220-E-2006 y Nº 11-W-2006, como así también en los expedientes que estas empresas tramitaran sus visados previos ante el Consejo Profesional de la Ingeniería, Arquitectura y Agrimensura de Corrientes. Concretamente, el profesional acusa a estas empresas, entre otras cosas, de haber actuado de manera especulativa y fraudulenta ante el Estado.

Por Jacinto Alvarez

No hay comentarios.: