5 jun. 2013

UN NUEVO DESPIDO EN AEROLINEAS....



UN NUEVO DESPIDO, EL MISMO RECLAMO
¡BASTA DE DESPIDOS Y PERSECUCIONES EN AR Y AU!

Continúan los despidos en Aerolíneas y Austral. Nuevamente golpean en Tráfico AEP, el mismo sector donde ya despidieron a otros cuatro compañeros desde la llegada de Recalde a la empresa. En esta ocasión, fue el turno de Alejandra Pavía, una compañera de más de 10 años en el mismo sector que se hallaba de licencia médica por graves problemas de estrés, algo tan común en Tráfico como la lumbalgia en Rampa. No importó a la empresa que la compañera ya venía desde hace varios meses con licencia y con la explícita prescripción por parte de los profesionales que la trataban, de no volver al sector. De la misma manera, que no le interesó al sindicato frenar este despido, como ocurre generalmente, casi sin excepción. También hay que destacar que Aerolíneas despide a esta compañera, favorecida por la nueva ley de ART, la que desde su reciente aprobación, no solo exime de responsabilidades económicas a las empresas, sino que además sigue sin incluir como accidente de trabajo o enfermedad laboral aquellos problemas derivados del estrés, así como tampoco lo contempla con la lumbalgia. No le vamos a pedir a la conducción de nuestro sindicato que salga ahora a enfrentar esta ley, porque es algo que no hizo cuando fuera sancionada, apenas unos meses atrás. Pero si podrían desde APA, solicitar y exigir que la empresa reubique a aquellas/os compañeras/os cuando sufren algún problema físico o psíquico, más aún si se comprueba que el mismo fue originado a causa del trabajo. Pero nada de eso hacen, muy por el contrario, justifican como siempre el despido en vez de enfrentar a la empresa ante un nuevo atropello, y la razón de por qué no lo hace, es porque la dirección de la empresa y la del sindicato, tienen un acuerdo de no modificar la actual política operativa, que desde la regionalización de AEP hasta la fecha, ha provocado un incremento en los ritmos de trabajo cuyas consecuencias se hacen sentir en la salud de los trabajadores no sólo de Tráfico y Rampa, sino en la totalidad de quienes estamos afectados a la operación de AEP. Este despido es un claro mensaje que busca disciplinar a los trabajadores, para que nadie proteste ni se revele ante los ritmos de trabajo cada vez más intensos, contra el recorte en los descansos, ni por la duración de la jornada laboral, la que en Tráfico iba a ser reducida después de asumir los “delegados oficialistas”, dos años atrás, lo que  ocurrió pero sólo en el caso de ellos, que trabajan cada vez menos horas y menos días, con el guiño de la empresa, claro está. Pero también este despido es parte de un ajuste que la gestión Recalde está tratando de hacer pasar en el mayor de los silencios, a pesar de que los efectos terminan por hacerse visibles a los ojos de todo el mundo: racionalización de personal ya no solo vía productividad -es decir, sobreexplotando cada vez más a cada trabajador-, sino también por medio de la reducción de la dotación, a la que se le suman paritarias a 18 meses y, como acaba de ocurrir recientemente, descuentos tan sorpresivos como difíciles de entender. Hay que poner un freno a esta política de disciplinamiento, despidos, y recorte salarial. Hoy la empresa pega en los sectores más débiles y gremialmente desorganizados, producto de la entrega de nuestros dirigentes gremiales a los que cada vez le vemos menos la cara, y esto le cabe tanto a delegados como comisión directiva. Pero nadie puede desconocer que las políticas de ajuste, más tarde que temprano, nos afectan a todos por igual. Por eso, hoy más que nunca,  exijamos el cese con los despidos y persecuciones en Aerolíneas y Austral.
AITA, en APA-CTA
Mayo de 2013

No hay comentarios.: