26/1/2007

LA BATALLA DE EVO

Primer año de soberanía y dignidad en Bolivia.
26 de enero de 2007
Un año de gobierno de Evo Morales ha sido suficiente para rescatar la soberanía y la dignidad de Bolivia, así como ganar el respeto y la admiración mundial. Lograrlo ha exigido y exigirá pelear firme e inteligentemente contra una reacción oligárquica singularmente racista y proimperialista, embarcada en un proyecto separatista alentado por Washington y aupado por la maquinaria mediática internacional.

El imperio y sus aliados criollos no se resignan a aceptar un régimen de auténtica democracia multicultural participativa y justicia social para las grandes mayorías bolivianas, predominantemente indígenas, excluidas durante siglos. Mucho menos que sean las principales usufructuarias y gestoras de los recursos y destinos del país con la población más pobre de América del sur.
Por su ubicación geográfica en el corazón del área y sus inmensas riquezas naturales, la nación andina está en la mira de los planes de reconquista de Washington. Pero la rebeldía del pueblo boliviano, en la que han ocupado lugar cimero los pueblos originarios, hizo posible el derrocamiento de sucesivos gobiernos neoliberales y el ascenso por primera vez de un indígena a la Presidencia de la República.
Pese a tener en contra a Estados Unidos, a las clases dominantes locales y a gran parte del aparato estatal, conquistó un aluvión de votos nada usual en cualquier parte del mundo.
Morales ha cumplido o está en trance de cumplir todos sus compromisos de campaña, destacadamente la nacionalización de los hidrocarburos, sentida demanda nacional, que ha llevado a un crecimiento de 11 por ciento de la participación del sector público en el PIB y más que la duplicación de los ingresos anuales por renta petrolera. Igualmente, ha hecho aprobar una nueva ley contra el latifundio improductivo que dotará de tierras a indígenas y campesinos. Todo esto dentro del Plan Nacional de Desarrollo, instrumento que permite al Estado rescatar la función de dirigir la economía sobre bases solidarias, en función del desarrollo social y del rechazo al concepto productivista agresor de la naturaleza.
El aumento de los ingresos estatales por la explotación del gas, la transparencia en el gasto público, con la reducción sustancial de los salarios de los altos funcionarios y la supresión de los fondos discrecionales, ha permitido elevar el gasto social y lograr un superávit en el presupuesto por primera vez en un cuarto de siglo. Sobresale el bono distribuido a un millón de estudiantes de primaria para ayudar a su alimentación, transporte y adquisición de útiles escolares.
Los logros en salud y educación, apoyados en la solidaridad cubana, han permitido la construcción de 20 hospitales de segundo nivel, la atención a 3 millones de pacientes en diez meses y la devolución de la visión, mediante operaciones quirúrgicas, a más de 50 mil bolivianos. Con el método "Yo sí puedo" 76 mil personas han sido alfabetizadas y 315 mil lo serán próximamente, habiéndose distribuidos 46 mil anteojos entre los alumnos del programa.
Con la colaboración venezolana Bolivia recibe diesel en condiciones favorables, recupera los líquidos del gas, construirá dos plantas de urea, explorará nuevas zonas donde las trasnacionales petroleras eran renuentes a hacerlo, le son donados tractores para la mecanización agrícola y enviará 5 mil becarios a la patria de Bolívar para especializarse en hidrocarburos.
Junto a esto, la ejecución de una política exterior independiente que aboga por la solidaridad entre los pueblos y la integración latinoamericana, ha permitido encontrar nuevos mercados internacionales y dar pasos importantes para una solución política con Chile a la justa demanda boliviana de recuperar una salida al mar.
Ningún gobierno en Bolivia había hecho tanto en tan poco tiempo, aunque queda pendiente el avance de los trabajos de la Asamblea Constituyente, cuya conclusión es decisiva para consolidar el proceso de cambios, frenados ilegalmente por los partidos oligárquicos.
Frente a las violentas provocaciones al movimiento popular de los prefectos y magnates derechistas, que ya ha costado vidas, el gobierno ha actuado paciente y serenamente valiéndose de la propia legalidad burguesa vulnerada por aquéllos y evitado que corra más sangre, gracias al prestigio político de Morales.
La oligarquía no debiera olvidar que el constituyente de origen es el pueblo que respalda al presidente y le ha ganado todas las batallas en la calle desde 2000.
La paciencia tiene un límite.

FUENTE: Altercom* Angel Guerra Cabrera*

No hay comentarios.: