13 mar. 2007

CORRIENTES: ¿SE VIENEN LAS PASTERAS?

En los últimos diez años, el paisaje correntino fue cambiando, donde antes crecían naranjos o maíz, hoy crecen Eucaliptos y Pinos en enormes extensiones de tierra; el asunto es ¿a qué se debe este cambio?
Actualmente, Argentina posee 1,1 millón de hectáreas forestadas, concentrándose el 80% de las plantaciones en la región mesopotámica, de esto Corrientes tiene 340 mil de tierras forestadas. El 80% pertenece a la especie Pinus y 20% a Eucaliptos, la cual posee mayor expansión respecto a actividad forestal, además Corrientes es la provincia con mayor potencial de expansión en lo que respecta a la actividad forestal y tiene un alto potencial, donde se planea plantar más de 3 millones de hectáreas.
Con estos datos, mas la simple apreciación del campo correntino, basta para darse cuenta que el plan del gobierno, el proyecto que se gesta arriba, es convertir a la provincia, en una enorme fábrica de árboles (no autóctonos) para materia prima de las multinacionales empresas pasteras, que como ya no pueden contaminar más sus países de orígenes vienen a tierras del sur, también considerando la aptitud de las tierras. En Corrientes, un árbol demora 10 ó 15 años en crecer, mientras que en Chile tarda 30 años, y en Finlandia 70 años.
Si este es el plan, ¿cuál es la estrategia?; hace unos meses, en distintas localidades de la provincia, entre ellas Santo Tomé y Gobernador Valentín Virasoro, se realizaron las Jornadas Abiertas sobre Celulosa y Ambiente, a cargo del gobierno provincial, en la cual disertaban “importantes” personajes expertos en la industria pastera y representantes de Greenpeace; ninguno de ellos en contra de la instalación de pasteras, mas bien tod@s le buscaron la vuelta para fundamentar de una u otra manera la instalación de fábricas pasteras en la provincia, eso sí, dijo Villalonga, Director Político de la organización Greenpeace, “debemos evitar el conflicto como en Gualeguaychú y Fray Bentos… se debe desarrollar un plan de producción limpia”; pero ¿acaso las enormes extensiones de tierras forestadas con eucaliptos y pinos, con la consecuente destrucción del bosque y monte nativo, no significa también un importante impacto ambiental? ¿Acaso el plan de producción limpia va a devolver el agua a los pozos de agua de l@s campesin@s, que se secan por la forestación?
Hasta el momento ninguna planta pastera instalada o por instalarse en América Latina tiene un plan de producción limpia, el motivo es el tipo de papel que se consigue, la tecnología limpia o las tecnologías Libre de Cloro Elemental (Elemental Chlorine Free, ECF) o Totalmente Libre de Cloro (Totally-Chlorine Free, TCF) consiguen un papel más oscuro, en cambio, el utilizado comúnmente en casi todos los países del sur es a base de cloro elemental que produce un papel bien blanco, que es el que más vende y que el mercado busca.
Ahora bien, si tod@s estaban de acuerdo de una u otra manera con la instalación de pasteras, ¿Cuál era la intención de las Jornadas “abiertas”?, mas o menos lo explicó un funcionario de Recursos Forestales del gobierno provincial; es decir, la verdadera intención era convencer a la gente que escucha y ve lo que esta pasando en Gualeguaychú, que lo que pasa allí es por la falta de información de l@s asambleístas, y l@s que le informaron sobre los efectos ambientales de las pasteras son un@s mentiros@s, y para bajar el siempre bien ponderado discurso de arriba, las pasteras van a traer trabajo y riqueza. (Lo cual es mentira, de hecho actualmente el 90% de las empresas forestadoras ocupan no más de 20 trabajador@s) .
La decisión Arriba ya está tomada. ¿Cuál será la decisión de l@s de Abajo?

FUENTE: LA OTRA VOZ

No hay comentarios.: