19 jun. 2007

COMISION NACIONAL SALVEMOS AL TREN: ENTRE INGENIEROS Y COLCHONEROS

COMISIÓN NACIONAL
SALVEMOS AL TREN
Miembro fundador del MONAREFA

Por el país a todo tren.



ENTRE INGENIEROS Y COLCHONEROS





Gobierno sin gestión equivale a corrupción







Mientras un tren de la empresa de Amalita Fortabat ( hoy en manos de nuestros hermanos Bazucas ) se llevaba puesta una formación de Ferrobaires con 300 pasajeros a bordo nos enteramos que es lo mismo ser colchonero que ingeniero y que con pedir disculpas también daría lo mismo ser rey de bastos o polizón.



Al mismo tiempo que esto ocurre nuestro amigo Jaime esta en Francia comprando una de las pirámides mas grandes que ningún pingüino haya tenido jamás, el tren de alta velocidad.



Pero lo realmente grave no es el futuro latrocinio del tren de alta velocidad, ni que un tren de Ferrosur se lleve por delante a otro de Ferrobaires o que sea lo mismo ser ingeniero que colchonero, lo peor esta por pasar dentro del palacio de las leyes en la capital de nuestro país.



Otro de los inefables pingüinos, elevado a ministro de planificación por ser amigo del presidente como es De Vido, ha elevado el proyecto de la creación de la AIF y la ORF (Administradora de la Infraestructura Ferroviaria y Operadora de la Red Ferroviaria respectivamente).



Realmente este proyecto según reza y gobierno, opinión que también nosotros compartimos, es sin duda la solución final al problema ferroviario.



Solución Final al mejor estilo Goebell, es decir después de la aplicación de esta ley ya no habrá mas ferrocarriles y por lo tanto nada que discutir.



La ley propuesta pretende crear una empresa del Estado, es decir un organismo que se encuentre fuera de los controles del Estado con capacidad para vender concesionar o regalar los bienes que aun quedan de la extinta Ferrocarriles Argentinos.



Bienes estos, de inmenso valor que corresponden a miles de hectáreas en las zonas mas ricas de nuestro país y a las estratégicas trazas de ingreso a las principales ciudades, así como las playas de maniobra, tales como la de puerto Madero y Retiro entre otras.



De mas esta decir que si esta ley prospera esas playas pasaran a ser chetos barrios de fulgurantes rascacielos, habitados ellos por nuevos ricos, de los cuales habrá varios de los que venderán las tierras, es decir nuestras tierras, ya que son patrimonio de todos los argentinos, no solo de esta manga de langostas cruza con pingüino.



La segunda perla de esta ley es que la AIF podrá reprivatizar impunemente, como ahora entre miles de criticas lo ha hecho con el ROCA, cualquiera de las líneas y en cualquier condición.



No debemos ser muy suspicaces para darnos cuenta que se viene la reconstrucción de las trazas de los trenes de carga, que los privados han pulverizado consecuentemente, sin invertir un peso en su mantenimiento o reparación.



Esta reconstrucción masiva de líneas, a cargo del Estado y para beneficio y usufructo de los privados es el segundo objetivo de la ley, objetivo al cual hoy no pueden acceder porque la legislación se lo impide.



Y por ultimo y no menos importante, la nueva ley le da a la CNRT el poder de policía “del trabajo“ ya que podría separar del servicio a aquellos agentes de las empresas que a su criterio entorpezcan o dificulten la operatoria ferroviaria.



Si, estamos hablando de la misma CNRT que ha permitido la expansión monopolica de empresas como TBA (PLAZA) o el actual estado de desastre y abandono de la totalidad de las líneas de pasajeros que aun funcionan y permitido el abandono de las que prácticamente dejaron de funcionar como algunos ramales del Belgrano Sur esa misma CNRT que ahora en lugar de controlar a los concesionarios se encargara de perseguir obreros.



Como decíamos al principio Goebels no habría podido planear una solución mejor.



Sin ser reiterativos, volvemos humildemente a insistir, asistidos cada vez mas por la insolente realidad de los hechos que la única solución posible para que nuestros ferrocarriles se pongan nuevamente al servicio las miles de personas que todos los días necesitan de ellos y de los miles de chacareros y productores que los necesitan para llevar sus productos a puerto o al mercado es [1]rescindir los contratos y reestatizar la empresa con control de sus usuarios y trabajadores, todo lo demás es un triste cuento de pingüinos.

CNST

No hay comentarios.: