14 dic. 2007

LEY DE BOSQUES: UN LARGO CAMINO HACIA EL USO RACIONAL DE LOS RECURSOS NATURALES

La Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos fue sancionada por el Congreso Nacional el pasado 28 de noviembre. La nueva norma establece una moratoria de un año a los desmontes y obliga a realizar un Ordenamiento Territorial en cada jurisdicción provincial. Estas son algunas de las principales herramientas que pone en marcha se para asegurar la conservación y el uso racional de nuestros bosques.
El pasado 25 de noviembre la Cámara de Diputados de la Nación aprobó la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección para los Bosques Nativos, dándole sanción definitiva al proyecto aprobado una semana antes por la Cámara de Senadores. La nueva Ley de Bosques cuenta con la suspensión a los desmontes hasta que cada provincia realice un ordenamiento territorial de sus bosques nativos. Además, establece la obligatoriedad de efectuar estudios de impacto ambiental y audiencias públicas antes de aprobar un desmonte, y protege los bosques utilizados por comunidades campesinas e indígenas.El proyecto, conocido como Ley de Bosques, fue originalmente presentado por el Presidente de la Comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara Baja, el Diputado Miguel Luis Bonasso (Diálogo por Buenos Aires), en el mes de junio del 2006, y luego de ser enriquecido por el aporte de diferentes bloques y organizaciones sociales fue aprobado en general el 29 de noviembre del mismo año. En marzo de 2007 obtuvo finalmente su aprobación en particular, no obstante la férrea oposición y abstención de algunos diputados de las provincias de Salta, Formosa y Misiones. Antes de su aprobación en la Cámara Baja, el proyecto había sido discutido en las comisiones de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, presidida por Bonasso (junio 2006) y la de Población y Desarrollo Humano (noviembre 2006).Entre los puntos más importantes de la ley aprobada por entonces en Diputados se destacan: el proceso de Ordenamiento Territorial (OT) de los Bosques con carácter participativo; la moratoria a los desmontes hasta tanto cada provincia realice su OT; la obligatoriedad de Evaluaciones de Impacto Ambiental para los desmontes y el reconocimiento de los derechos de comunidades indígenas y pequeños productores rurales vinculados a los bosques nativos. Una vez aprobado el proyecto en general y particular, la Ley de Bosques pasó a la Cámara de Senadores en marzo de 2007. Dentro del Senado, en una muy poco sutil maniobra por parte de un grupo de senadores, el proyecto fue girado a 6 comisiones para su tratamiento: Ambiente y Desarrollo Sustentable; Legislación General; Presupuesto y Hacienda; Agricultura, Ganadería y Pesca; Justicia y Asuntos Penales e Industria. Así comienza un proceso de demora, incluso la aparición de nuevas presentaciones por parte de los representantes de las provincias que se oponían a la Ley, fueron claramente propuestos con la finalidad de “taponar” el proyecto aprobado en Diputados. El 29 de marzo de este año, la senadora por Misiones, Elida Vigo (Frente Renovador de la Concordia) presenta su proyecto titulado “Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental para los Bosques Nativos” en el cual acompañan las firmas de Adriana Bortolozzi (Formosa, Frente para la Victoria), José Mayans (Formosa, Frente para la Victoria), Roberto Ríos (Corrientes, Frente para la Victoria), Sergio Gallia (Neuquén, Frente para la Victoria), Carlos Rossi (Córdoba, Partido Nuevo) e Isabel Viudes (Corrientes, Partido Nuevo). Durante el mes de abril de 2007, se presenta otro proyecto, en este caso el denominado proyecto de “Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos y de los Servicios Ambientales que Brindan” por los senadores Marcelo López Arias (Salta, Frente para la Victoria), Sonia Escudero, y José Mayans (Formosa, Frente para la Victoria), proyecto desarrollado y avalado por la Fundación para el Desarrollo Sustentable del NOA (FUNDESNOA)(1). Posteriormente, y para sumar mayor complejidad en esta operación, la misma senadora por Formosa, Adriana Bortolozzi, vuelve a insistir con un proyecto que había tenido estado parlamentario, titulado “Recuperación y Preservación de Bosques Naturales y de Fomento a la Producción Forestal”.Frente a esta particular situación de la Ley, y dentro de un contexto de fuerte participación y presión pública en torno a su urgente tratamiento, el 9 de octubre en conferencia de prensa, el senador y jefe de bloque por el Frente para la Victoria, Miguel Ángel Pichetto y la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Romina Picolotti, comprometen al bloque oficialista en el Senado a tratar, durante la segunda semana del mes de noviembre, la Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos. La toma de posición del bloque oficialista a través del senador Pichetto fue anunciada una semana después de que representantes de Greenpeace, Fundación Vida Silvestre y Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN), junto a otras organizaciones ambientales y sociales de todo el país, entregaran en el Senado las planillas con más de un millón de firmas en reclamo por el urgente tratamiento de la norma, lo que demostró el nivel de consenso social y ejerció presión pública en torno al tratamiento de la Ley. Una vez superados los escollos, luego de borradores de nuevos dictámenes que circularon por las comisiones y contando con el aporte de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, los senadores retomaron el tratamiento de la norma sobre un único texto que recuperaba los principales puntos del proyecto aprobado en Diputados: la moratoria a los desmontes - que generaba la oposición de las provincias del norte -, la obligatoriedad de la Evaluación de Impacto Ambiental, el Plan de Ordenamiento Territorial y el respeto por los derechos de las comunidades indígenas y campesinas. A lo que se les agregó la obligatoriedad de realizar audiencias públicas previas a la habilitación de desmontes y la prohibición de quemar a cielo abierto el material forestal resultante de dicho proceso.A este texto que retoma gran parte del proyecto “Bonasso” se le ha sumado un nuevo capítulo de fondos de fomento para la protección de los bosques nativos y para todas aquellas actividades que realicen un desarrollo sustentable. Los fondos, conformados por el 0,3% del presupuesto nacional y el 2% de las retenciones a las exportaciones de los productos agrícolas, ganaderos y forestales, se tornaron necesarios para que las provincias acompañaran la sanción de la Ley. Aún así la inclusión del fondo es un reconocimiento del Estado Nacional de la necesidad de conservar lo que queda de nuestros bosques nativos, y una importante señal de decisión política en ese sentido.El nuevo texto aprobado por la Cámara de senadores el 21 de noviembre, fue tratado y aprobado por Diputados una semana después. Más allá de la importancia que juegan los fondos de compensación económica en la plena implementación de la Ley, lo significativo es que ésta sigue manteniendo del proyecto original, los principios básicos de protección ambiental de nuestros bosques, defendidos por Greenpeace junto a otras 30 organizaciones, y a más de un millón y medio de argentinos de todo el país. La recientemente sancionada Ley de Bosques se torna una herramienta esencial para empezar a solucionar la emergencia forestal en la que se encuentra Argentina. La aprobación de esta norma es un gran avance en materia ambiental y salda una deuda pendiente.

No hay comentarios.: