16 dic. 2016

DECLARO MILAGRO SALA EN LA PRIMER AUDIENCIA DEL JUICIO QUE IMPULSA MORALES EN SU CONTRA


“YO SIEMPRE DOY LA CARA”

Se desarrolló hoy la primer audiencia del juicio que Gerardo Morales impulsa desde 2009 contra Milagro Sala, a quien acusa de ser la instigadora de una manifestación pública en su contra. El debate se desarrolló en el Tribunal Oral Federal a cargo de Mario Juárez Almaráz, María Alejandra Cataldi y Federico Díaz y continuará los dias 19, 20 y 21 de diciembre. Graciela López y Gustavo Ramón Salvatierra, imputados por haber participado en la movilización, negaron haber mantenido una reunión con la actual diputada del Parlasur para organizar la protesta social tal como sostiene el contador. “Yo siempre day la cara, no estoy acostumbrada a esconderme. Porque así me han educado”, dijo al momento de desmentir que fue ella la instigadora de la movilización y recordó que todos los que la conocen saben que siempre estuvo al frente de cada uno de los actos en los que participó la Tupac Amaru.

En otro fuerte tramo de la indagatoria en la que la diputada del Parlasur habló durante más de 50 minutos, Milagro Sala pidió a los jueces “que no se dejen presionar”. Y lamentó que los magistrados “hayan suspendido los juicios de Lesa Humanidad para tenerme sentada acá. Lo lamento mucho. Los hijos y abuelos vienen esperando hace 30 años. Hace mucho tiempo. Y le dan más importancia a la tirada de huevos que a esos compañeros”, sostuvo en relación a la suspensión del juicio que debía comenzar el 9 de diciembre por los hechos que se conocen como los de La Noche del Apagón y que comprometen a Carlos Pedro Blaquier como cómplice de la dictadura cívico militar. En ese marco no descartó que el ex Presidente de la empresa Ledesma sea también uno de los que presiona para que continúe su detención arbitraria.

Sala también dio cuenta de todo el trabajo que hicieron las organizaciones por los más humildes y sostuvo: “No nos perdonan que hayamos dignificado a los compañeros a quienes les levantamos la autoestima. Cuando íbamos a las villas nos decían que los gringos no los dejaban entrar al centro. Hay muchos gringos que se dedican todo una vida y han tenido la posibilidad de estudiar porque sus padres les han pagado. Son iguales a nosotros. Vuelvo a insistir, nuestros compañeros se han recibido gracias a las escuelas que hicimos. Y hoy son señoras y señores. Los que antes les decían negros, ahora les dicen señor o señora. Eso no nos perdonan. El 16 de enero voy a cumplir un año en la cárcel”, reclamó.

A lo largo de su declaración, Sala también se dirigió a los jueces y les dijo: “quiero creer que ustedes sí tienen independecia en la Justicia Federal. Espero. Porque en la justicia provincial lamentablemente no hay independencia. Se desmostró en diciembre, después que asumió Gerarardo Morales cuando amplió el Superior Tribunal de Justicia de 5 a 9 miembros y hoy hay 5 jueces en la Corte afiliados al radicalismo. Algunos tuvieron que cruzar de patio en patio. Dos diputados terminaron de levantar la mano para aprobar la ampliación del Poder Judicial, renunciaron a sus bancas y fueron a jurar como jueces e hicieron todo para que esta negra, esta coya, esta mal hablada vaya a la cárcel”.

Antes habían declarado Graciela López y Gustavo Ramón Salvatierra. Ambos negaron haber sido “enviados” por Milagro Sala tal como sostiene Morales. En el caso de López, recorrió su historia de militancia política, su relación con las organizaciones sociales, de los motivos que la llevaron ese día a manifestarse en contra del entonces senador y aseguró que a ella “nadie la manda y fue por su cuenta a defender el trabajo”.

Durante la jornada que se inició a las 8.30 y concluyó poco después de las 18.30 declararon como testigos presenciales de los hechos el Auditor General de la Nación, Alejandro Nieva; el director del Ente Nacional de Telecomunicaciones, Miguel Angel Giubergia; María Gabriela Sorbello, jefa de Gabinete de Nieva y Carlos Alberto Toconas. En todos los casos negaron haber visto a Milagro Sala o a los integrantes de la Tupac Amaru en el lugar de los hechos. Tampoco escucharon a nadie mencionar el nombre de la dirigente social salvo por declaraciones de Morales que acusaba a quienes estaban presentes de haber sido enviados por ella.

También declararon René Orlando Arellano y su mujer Cristina Noemi Chauque que sostuvieron que existió una reunión en casa de Milagro Sala para planificar la protesta social. La diputada del Parlasur y Graciela López, a quien señalaron como participante de dicho encuentro, negaron los dichos.

Al finalizar el debate, una de las abogadas de Milagro Sala, Elizabeth Gomez Alcorta señaló que durante el juicio tuvieron que reclamar que se abran las puertas para que todo el público que quisiera ingresar pudiera hacerlo y los jueces no lo han aceptado. Y agregó: “Hemos tenido un juicio que han querido sacar a la prensa en el momento en que tenía que declarar Milagro y el resto de los imputados porque evidentemente tampoco estaban dispuestos a que todo el mundo escuchara lo que tenían para decir. Hemos tenido una chicana de parte de Gerardo Morales, hoy a las 8 de la mañana para intentar que no declare Despouy que es uno de los responsables del Poder Ejecutivo Nacional en el cumplimiento de la resolución de Naciones Unidas que sistemáticamente desde el 27 de octubre pasado, decide no dejar en libertad a Milagro. Y por otro lado, algo que en principio vamos a decir que no nos sorprende: que Gerardo Morales no haya venido. Él hace 7 años está tratando de meter presa a Milagro en esta causa. Llegó el momento del juicio, estuvimos todas las partes, no nos opusimos al rechazo de la suspensión que había pedido el doctor Lucio Plaza y el único que no dio la cara hoy fue Gerardo Morales, que vino por medio de sus apoderados cuando claramente tenía la oportunidad de estar acá y que él también viera y escuchara todo lo que tenían para decir”, reclamó.

Sobre la declaración de los testigos, la letrada explicó que “por un lado se presentaron testimonios que estaban vinculados a quienes hicieron las denuncias. Esos testimonios coincidieron en decir que Milagro no había estado, que ninguna de las personas que participaron fueron identificados como miembros de la Tupac y contaron todos que hubo insultos y que se tiraron huevos. Posteriormente estuvo la declaración de Arellano y de Chauque que se contradijeron en varios sentidos entre ellos, que serán evaluados en el momento del alegato, pero que para esta defensa ha quedado absolutamente demostrado lo falaz de sus dichos y cuáles son los intereses. Porque no solamente es importante saber que el matrimonio se contradijo sino también en qué puntos lo hicieron y que muestran el interés de Arellano en esta causa”.

No hay comentarios.: